Las Arribes al día

El Bocyl publica este jueves la nueva Ley de Caza y Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León

Desde la Federación de Caza de Castilla y León señalan que “los cazadores asumimos un control más riguroso de la actividad”, pero añaden que es absolutamente necesario que las administraciones trabajen en la mejora de los hábitats

La entrada en vigor de la nueva ley será a partir del 7 de agosto

La edición de este jueves 8 de julio, del Boletín Oficial de Castilla y León, publica íntegramente la nueva Ley de Caza y Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León, norma que será de aplicación a partir del 7 de agosto.

Como ha venido informando LAS ARRIBES AL DÍA, la nueva normativa fue aprobada el pasado 23 de junio en las Cortes regionales sin ningún voto en contra aunque con las abstenciones de los dos procuradores de Podemos

La nueva ley “reconoce la importancia de la caza desde el punto de vista cultural, económico, deportivo, turístico y social, siendo además un recurso que puede y debe contribuir a fijar población, desarrollar el medio rural y favorecer el equilibrio ecológico de las especies”, como señalan desde la Federación de Caza de Castilla y León.

Para el ente federativo, con la nueva norma “los cazadores asumimos un control más riguroso de la actividad, pero es absolutamente necesario que en Europa, en España y en Castilla y León se busquen soluciones que mejoren fundamentalmente los hábitats de la avifauna asociada a medios agrícolas, ya que la caza no es la causa del descenso de estas especies y no todo puede solucionarse con la limitación y la prohibición”.

La nueva norma recoge algunas reivindicaciones históricas del colectivo cazador. Así, establece como infracción grave la perturbación de las cacerías o la entrada en la zona señalizada de montería por terceras personas, permitiendo la colocación de puestos en caminos, determina las condiciones de caza con niebla o nieve, permite al cazador cruzar los caminos con el arma asegurada pero cargada cuando no haya personas a la vista, elimina los ríos y arroyos como zonas de seguridad, agiliza los trámites administrativos y recoge la obligación de la Administración de colaborar con los cotos a través de ayudas en la mejora del hábitat cinegético.

También establece obligaciones a terceros en relación con las especies cinegéticas, como la de preaviso por parte de los agricultores antes de reclamar daños a cultivos, la de los titulares de vedados y zonas de seguridad (carreteras, vías férreas) para evitar daños en las fincas limítrofes, o la de los titulares de los canales de riego para evitar muertes por ahogamiento de las especies.

“Reconoce por fin, de una forma clara, la labor de colaboración que en todos los órdenes desarrolla nuestra Federación y sus afiliados y concede ventajas importantes para nuestro colectivo, como el descuento en el 50% de la tasa de matrícula de los cotos federativos sin necesidad de establecer reservas de caza, y el 25% en la licencia de caza para los cazadores federados”, destacan desde la Federación de Caza de Catilla y León.

Para ver o descargar la ley completa, pinchar aquí.