Pop Wuj

Los libros encierran historias: no solo las cuentan.

Hace poco, Sandra Ramírez, filósofa y poeta, profesora que participa en uno de mis talleres, compartió un poema de Humberto Ak´Abal, poeta guatemalteco; es este:

El canto viejo de la sangre[1]

 

Yo no mamé la lengua castellana

cuando llegue al mundo.

 

Mi lengua nació entre árboles

y tiene sabor de tierra;

la lengua de mis abuelos es mi casa.

 

Y si uso esta lengua que no es mía,

lo hago como quien usa una llave nueva

y abre otra puerta y entra a otro mundo

donde las palabras tienen otra voz

y otro modo de sentir la tierra.

 

Esta lengua es el recuerdo de un dolor

y la hablo sin temor ni vergüenza

porque fue comprada

con la sangre de mis ancestros.

 

En esta nueva lengua

te muestro las flores de mi canto,

te traigo el sabor de otras tristezas

y el color de otras alegrías…

 

Esta lengua es solo una llave más

para cantar el canto viejo de mi sangre.

 

Ojer bix re ri kik’el

 

Man xintu’ ta ri’, ri kaxlan tzijobalil

are taq xinalaxik.

 

Ri nuch’abalil xalax cho k’iche’laj

xuquje jas ne’ ulew ri unaba’il,

ri kich’abalil ri wati’t numan are ri’ ri wachoch.

 

Are we kinch’awik para kaxlan tzij,

xa je ta che kinkoj jun k’ak’ lawe

ri kutor jun uchi’ ja chik ri kok cho jun k’ak’ ulew

ri jawi ri tzij k’o wi chi ri kakibij

k’o wi chi ri kinaba’il che ri ulew.

 

Wa kaxlan tzij are una’tasibal re jun k’ex,

xuquje man kink’ix ta wib we kintrijon chupam

rumal che loq’om wa

ruk’ ri kikik’el re ri nuxe’tayil uwi’ nujolom.

 

Pa wa jun kak’ ch’abalil

kink’ut chawe ri ukotz’ijal re ri nubix,

ri una’bal re k’o wi chi taq bis

xuquje uwachibal re k’o wi chi taq ki’kotemal…

 

Wa kaxlan tzij xa jun lawe chik

che ubixoxik ri ojer bix re ri nukik’el.

 

El poema, que alguna vez había leído pero no recordaba, me hizo buscar una de las joyas de nuestra biblioteca: Pop Wuj, un libro del que Julio Vélez, en la carrera, nos habló, así como de su autor, Adrián I. Chávez, erudito guatemalteco cuya lengua materna fue el kí-chè y que, en realidad, no es el autor como tal, puesto que el libro es una versión del conocido como Popol Vuh, que reescribía, desde una lengua más cercana a la originaria, lo que nos había llegado a través de un fraile del siglo XVII, Francisco Jiménez.

Recuerdo la alegría cuando lo encontramos en Donceles, una calle del centro de la ciudad llena de librerías “de viejo”. También la memoria me cuenta que lo tomamos como una especie de señal... No sé si de que íbamos a quedarnos en esta orilla, pero sí para pensar que estar aquí tenía sentido.

Hace casi treinta años.

 

…solo una llave más

para cantar el canto viejo de mi sangre…

 

 @ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)