La derrota enseña más que la victoria...

             Pero nadie quiere ser derrotado. El director de tenis de la “Rafa Nadal Academy by Movistar” recuerda lo importante de la voluntad, la pasión y el esfuerzo, pero también del fracaso y la frustración. Eso escribía Azahara García, 17. Junio pasado, cuando entrevistaba al tío del tenista Nadal que fue su entrenador durante décadas. “Las cosas que tienen valor son las que más cuestan”, asegura.  Éste no entiende la vida sin una pasión , sin algo que nos entusiasme y que nos emocione, sea lo que sea: “Es uno de los motores del ser humano”.  Sin embargo, la tendencia de esta sociedad actual es conseguir cosas de manera fácil, sin esfuerzo, lo queremos ya, de inmediato…

            Dice Tony: “Tenemos un miedo atroz a la frustración y lo que conseguimos es que la gente se frustre mucho antes”. Y pone el dedo en la llaga: “Vivimos en un mundo en el que la mayoría de gente nos autoengañamos. Nos queremos hacer creer que somos mejores de lo que en realidad somos”. (…) “El suspenso no es más que la confirmación de que lo que hemos hecho no es suficientemente válido. No queda más remedio que seguir trabajando”. 

              Le decía Tony Nadal a su sobrino Rafa: “Es muy difícil controlar la pelota si no eres capaz de controlar tu voluntad”. Y reflexiona en primera persona: “Yo intenté ser un buen jugador de tenis y rápidamente vi que no lo sería o que no sería suficientemente bueno. ¿Eso me produjo a mí una gran desilusión? No. Lo intenté, puse mi empeño y cuando vi que no lo sería pues cero desilusión”. (…) “No todo el mundo en la vida puede ser un número uno”.

              “Para mejorar no queda más remedio que fallar”. (…) ”Hay que saber que tenemos que convivir con el error y el error no nos tiene que frustrar más de la cuenta”. Leyendo a Tony no puedo por menos que recurrir a mis frases favoritas: “La culpa es solo la manera de una persona perezosa de dar sentido al caos”, según Douglas Coupland.