Ciudad Rodrigo al día

 

Punto y seguimos

No sé si vosotros me echaréis de menos a mí, pero os puedo asegurar que yo, aunque no os ponga cara a la gran mayoría, voy a extrañaros cada domingo

Hoy finaliza una nueva etapa de colaboraciones en este diario. Nueve meses después de arrancar y con más de cuarenta artículos de opinión a mis espaldas, es necesario correr el telón y centrarme en la búsqueda de nuevos horizontes. Hay veces en las que mirar por y para uno mismo es la opción más certera, fijando unas metas alcanzables y sensatas.

Realmente es muy complicado plasmar en tan solo unos párrafos todo el orgullo, agradecimiento y cariño que siento hacia vosotros, lectores de Ciudad Rodrigo, comarca, provincia, e incluso del extranjero, que también hay alguno que otro. Para mí estos meses han supuesto un ejercicio enorme de responsabilidad hacia todos los que me habéis leído estos fines de semana. Quiero daros las gracias por los cientos de mensajes que he recibido cada domingo entre Instagram, Facebook y WhatsApp. Pido perdón si en ocasiones no he respondido de manera inmediata o he sido más escueto de lo que merecíais. Espero haber estado a la altura, lo digo de corazón.

No quiero excederme de contenido sentimental y dejar a un lado la parte crítica y de opinión que es por lo que me leéis la gran mayoría, por lo que os lanzo unas últimas reflexiones que me gustaría que, hoy más que nunca, todos y cada uno de vosotros respondierais en mis diferentes vías de contacto. ¡Allá vamos!

¿Qué precio tiene el arte? ¿Y uno de estos artículos? Las horas que pasan desde que me siento frente al ordenador hasta que los envío a redacción… ¿Cuánto valen? ¿Y el sacar tiempo en los viajes de autobús para escribirlos? ¿Y de debajo de las piedras? ¿Eso cuesta? El esfuerzo, la ilusión, la meticulosidad… ¿Cómo se mide todo eso? ¿Se paga?


¿Queréis que os diga lo que yo creo? Pienso que todo lo anterior tiene un premio, como no puede ser de otra forma, y ese premio sois vosotros: los miles de lectores semanales que acudís a mis artículos de forma puntual, escrutándolos con atención y ofreciendo vuestra valoración más sincera y concisa. Cada vez que me dais la enhorabuena por mensaje o en persona, cada vez que pulsáis al “me gusta” de turno, o cada vez que lo compartís con vuestros seres queridos me estáis demostrando que sois mi mayor recompensa.

No sé si vosotros me echaréis de menos a mí, pero os puedo asegurar que yo, aunque no os ponga cara a la gran mayoría, voy a extrañaros cada domingo. Por pensar en mí de esa forma, por cuidarme como a nadie y por respetar todos mis puntos de vista, coincidan o no con lo vuestros.

Nunca pensé que podría llegar a querer a unos perfectos desconocidos pero yo, Rubén Juy, hoy me despido de este diario diciéndoos, a todos vosotros, ¡OS QUIERO!

Si gustáis podemos seguir en contacto por Instagram (@rubenjuy) y en Facebook (Rubén Juy). Estaré encantado de charlar y seguir compartiendo opiniones por allí. ¡GRACIAS!