Las granizadas causan daños en cultivos de Palaciosrubios y La Armuña

Los agricultores afectados que tienen seguro están dando parte
Las tormentas primaverales amenazan las cosechas de la provincia, en concreto la granizada del martes por la tarde causó daños sobre todo en los cultivos más avanzados.

En Palaciosrubios se vio caer pedrisco desde el término abulense de Horcajo de las Torres hasta los de Poveda de las Cintas, Villaflores y Cantalapiedra, incluyendo parcelas de todos estos pueblos. 

El agricultor Natalio Cuadrado calcula que cayeron en algunos lugares 14 litros por metro cuadrado, en otros 20, incluso 30, en atención a lo comentado por agricultores afectados. Explica que los cultivos afectados, en menor intensidad pueden ser los trigos, pero las cebadas más al estar más secas y sobre todo las colzas más secas, “al estar más adelantadas ha hecho más daño”. Hay quienes han dado parte al seguro aunque los daños no se podrán comprobar mejor hasta que no esté más avanzado el cultivo. En su caso no se verá compensado al no haber contratado una póliza. Calcula que los daños pueden rondar del 30 al 50% de la cosecha, dependiendo del lugar, cultivo y estado del mismo.


Otros cultivos que perderán producción por este fenómeno son, sobre todo la remolacha, porque “tiene las hojas bastante afectadas y en el tronco”, y tiene pérdida porque tendrán que salir hojas nuevas. Las patatas también resultan muy afectadas por las tormentas, sobre todo al correr el agua por los cerros.

  • Primeras cosechas de cereal

Las tormentas también han detenido los inicios de cosecha de los cereales más avanzados. En Parada de Rubiales por ejemplo han cosechado alguna cebada y avena, explica Juan Manuel Cortés, presidente de COAG. Pero no hay condiciones para el comienzo generalizado. Anota que en pueblos de la Armuña como Parada de Rubiales, Pajares de Laguna o Gomecello se están dando partes y que los cultivos que más sufren este fenómeno son las leguminosas, entre ellas garbanzos y guisantes pero sobre todo garrobas y lentejas que quedan pegadas al suelo por la fuerza del pedrisco.