¿Quién paga esta ronda...?

           En la tarde del día 12 de junio se jugó el Dinamarca-Finlandia. Finalizando la primera parte, el jugador Ericksen se desplomó al suelo de pronto. Enseguida el suceso pareció grave y todos se movilizaron. El Dr. José González escribió acerca de dicha situación: “El jugador danés sufrió una parada cardio respiratoria… con gran rapidez acudieron los servicios de urgencias, realizando la reanimación cardiovascular… después de quince angustiosos minutos, el internacional danés fue trasladado a un hospital de Copenhague. Afortunadamente poco tiempo después, el jugador recobró el conocimiento y respiraba sin problemas…” 

Sin duda, estas cuestiones forman parte de un nuevo corazón del fútbol. Cuando el partido se reanudó a las 20,30 horas, Finlandia ganó 1-0 a los “schokados” daneses. Posteriores noticias aseguran que el futbolista hace ya vida normal y está siendo sometido a profundos análisis para dictaminar las causas de su desmayo y, casi, de su muerte. El ex cardiólogo del jugador ya anticipa que el fútbol activo puede acabarse aquí para Ericksen, si bien señala que puede orientarse a otras disciplinas dentro del fútbol.

En “Twitter”, el 16 de junio, hice la siguiente reflexión que no está respondida en la actualidad por ninguna Federación, ni por UEFA, ni por FIFA: “¿Quién soportará la indemnización al club de procedencia Inter de Milán si el futbolista no puede continuar jugando?”. Por supuesto, y por extensión, ¿quién resarcirá al futbolista de su “enfermedad” que le impedirá seguir en el fútbol? Porque, hasta ahora, todas las Federaciones y Organismos Monopolísticos como UEFA y FIFA solo viven para comisionar, pero no tienen resuelto estos asuntos de compensar a los clubs propietarios de los futbolistas que, en caso de lesiones, deben seguir pagando sin que nadie asuma las indemnizaciones consiguientes. Confirmándose que aún perdura el tantas veces repetido por mí “derecho de pernada” que me subleva.