Comunidades sin acceso al agua en Chile: una emergencia de larga data agravada por la pandemia

Fuente: La Unión.

Lucas Harcha Bloomfield

Defensor de los derechos humanos

Previo al comienzo de la pandemia provocada por la Covid 19, en Chile se discutió y votó una ley que consagraba el agua como un bien público. No obstante, no se alcanzaron los votos, por lo que la ley no fue aprobada. Esta controvertida votación fue el corolario de una acalorada discusión pública en torno al agua, que había girado en torno a la situación de emergencia hídrica que vive el país, que tiene a un alto número de comunidades de distintos sectores sin acceso a agua limpia. Además de lo anterior, tanto en la votación como en la opinión pública se discutió en torno a la privación de agua limpia y potable en el caso de provincias como Petorca, donde las comunidades que ahí viven no tienen acceso a agua potable y deben abastecerse, principalmente, a través de camiones cisterna. Esta situación se arrastra desde hace varios años, y ha alcanzado su mayor punto de gravedad en la actualidad.

Con respecto a lo anterior, y previamente a esta votación, Rodrigo Mundaca, dirigente del movimiento Modatima (Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente), surgido en la provincia de Petorca, fue galardonado en Alemania con el Premio Internacional de Derechos Humanos de Nuremberg gracias a las labores de protección del agua de la organización en Chile. El galardón, entregado el año 2019, y las palabras del dirigente permitieron darle mayor alcance y potencia al mensaje que Modatima ha sostenido desde hace más de diez años: el agua es un derecho que el estado debe proveer, situación que está lejos de suceder.

Tras la entrega del premio, Rodrigo Mundaca fue amenazado de muerte a través de redes sociales, lo que generó controversia a nivel nacional por la tardanza del estado en asegurar su protección. Amnistía Internacional contribuyó a ejercer presión para que Chile dispusiera de protección personal para el dirigente, lo que ha permitido que la organización siga su trabajo.

En forma más específica, el objetivo primordial de Modatima es denunciar y visibilizar los conflictos por el agua tanto en la provincia de Petorca como a nivel nacional. Desde hace años realizan distintas actividades y protestas a favor de la recuperación del agua no sólo para Petorca, sino para todo la ciudadanía y las comunidades chilenas. Esta organización ha denunciado sistemáticamente que existe un saqueo de empresas a las fuentes de agua dulce en muchas comunidades ubicadas en distintos puntos del país, organismos que han operado en conjunto con el Estado chileno a favor de acuerdos beneficiosos para las primeras y no para las comunidades. Es decir, activamente se han tomado medidas que desprotegen y dejan en situación de vulneración a numerosas familias y comunidades que viven en zonas como esta en relación al acceso al agua.

Lo anterior es sumamente grave en el marco de la pandemia generada por la Covid-19, ya que gran parte de las recomendaciones para proteger la salud de las personas están asociadas al lavado de manos. De hecho, esta medida está contemplada como la primera y más relevante en un listado de acciones preventivas con respecto a la enfermedad. No obstante, si alguien no tiene acceso a agua limpia para realizar dicha acción, difícilmente podrá prevenir la enfermedad como es debido. Eso hace que numerosas comunidades chilenas se encuentren en una situación de vulnerabilidad desde distintas ópticas, las que confluyen en una situación de desamparo y vulneración de los derechos humanos.

En primer lugar, constituye una violación al derecho a la aalud, ya que, como se mencionó, para poder mantenerse sanas las personas requieren agua limpia con la que lavarse las manos. Por otro lado, constituye una violación al derecho al agua, que está consagrado dentro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, situación que se ve agravada por la situación de desamparo que viven estas comunidades al existir, de acuerdo a lo sostenido por Modatima, articulaciones entre el empresariado y los gobiernos que facilitan el usufructo del agua por parte de los primeros en detrimento de las comunidades. Según sostienen las comunidades, así como esta y otras organizaciones, «no es sequía, es saqueo».

En función de lo anterior, se hace profundamente necesario que el gobierno chileno tome medidas concretas para proveer de agua limpia no sólo a estas comunidades, sino a toda la ciudadanía chilena. Lo anterior es perentorio considerando la situación de emergencia que se vive actualmente por el coronavirus, que como se ha visto, ha golpeado más fuertemente a los sectores más vulnerables y desprotegidos de la sociedad, como es en este caso las personas que no tienen acceso a agua para protegerse de la enfermedad que azota fuertemente a todo el mundo y que ha vuelto a poner de manifiesto numerosas desigualdades y abusos a nivel mundial.