Funes Mori es mexicano; Laporte, español

Entro, una vez más, en el manido, por mí, tema de los naturalizados, las dobles nacionalidades; qué le voy a hacer si me toca. Y, otra vez, por las selecciones de fútbol: por lo que veo, en España, con Laporte, ha pasado algo similar… Son tiempos de hacer que lo visceral parezca política. ¿Por qué no defendemos un nacionalismo… sin fronteras? En serio, no son temas menores: la ley no es letra muerta y uno, cuando se hace ciudadano de un país, tiene derechos que se deben respetar. Seas futbolista o lo que seas. Y punto.

Lo de que los “periodistas” confundan partitivos con ordinales, ya si eso lo dejamos para otro día.

La semana pasada, en medio del debate sobre quién había ganado, o había ganado más, o perdido menos, en las elecciones aquí celebradas, salió una noticia: Funes Mori al Tri.

Es un futbolista, mellizo del que juega en el Villarreal, que nació en Argentina.

El entrenador de México es el ex del Barça, el “Tata” Martino, al que parece que no le convence el “Chicharito” Hernández, o que ha tenido sus dimes y diretes con él. Y Raúl Jiménez, el del Wolverhampton, aún no se reincorpora. Ojalá pueda pronto porque el susto que dio fue serio.

Como siempre, estas cosas tan pequeñas, tan menores, crecen cuando se vuelven bandera de unos y otros: una bandera que, casi siempre, envuelve cosas que no deberían estar envueltas en la bandera (como ha pasado en España con si vacunas sí o no para los olímpicos o los seleccionados de fútbol).

En fin, que sigo convencido de que para demasiada gente nacida en un país, el que sea, no es aceptable que desde el momento en que a uno le den la carta de naturalización, o la ciudadanía uno –o una, o une– es de ese país: por ejemplo mexicano (aunque también sea argentino, español o de donde sea); con ese punto de partida, mucho menos se aceptará que decirle que es otra cosa (naturalizado, extranjero) es discriminatorio. No es que no se acepta, es que no se lo plantean siquiera. Si no naces aquí (en cualquier aquí), hijo y nieto de “aquíeños”, los papeles pueden decir… misa.

Estoy seguro, además, de que esa nota del Récord –un periódico muy parecido al Marca, lo que sea que eso signifique– la lee más gente que cualquier columna de otro periódico que hable de derechos, que explique esta situación, o la de Laporte, desde lo jurídico... Es triste, tal vez, pero cierto.

En las redes –lo que sea que eso signifique–, por supuesto, enseguida se formó “debate”, una vez más, diferenciando entre mexicanos... Como pasó en España con Laporte, español que nació en Francia.

Vuelta de tuerca: les confieso que esto que acaban de leer es metacolumnismo, porque, en realidad, salió de una conversación guasapeña: copié unos cuantos mensajes, añadí cositas y voilà!, me dio para un artículo, que se publica en España y que habla de un charro y dos orillas.

Implícitamente, de más orillas. Porque el charro soy muy pesado con el tema.

En fin, como ven, queridos alumnos de mis talleres: las ideas para escribir salen de donde uno menos se espera. Y el reciclaje es útil.

O sea, que de un guasap me salió columna, taller y mitin.

Algo es algo.

 

@ignacio_martins

 

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)