¿Cómo declarar los ingresos de una vivienda turística?: lo que conviene saber 

En el caso de los pisos turísticos no se aplican reducciones, ya que no satisfacen una necesidad permanente de vivienda
La presencia de turistas condiciona la "salud" económica de Salamanca

Los alquileres de las viviendas turísticas se tienen que declarar a Hacienda. En concreto, los propietarios a la hora de realizar la declaración de la Renta tienen que incluirlo como como rendimiento de capital inmobiliario. Esto es así desde hace varios años, en concreto desde 2018, y para ello se aprobó además un modelo específico, el 179 ‘Declaración informativa trimestral de la cesión de uso de viviendas con fines turísticos’.

En el caso de los pisos turísticos no se aplican reducciones, ya que no satisfacen una necesidad permanente de vivienda sino que cubren una necesidad temporal, y por lo tanto hay que tributar por la totalidad de los ingresos. En caso de no hacerlo el propietario se expone a las correspondientes sanciones.

El rendimiento neto por el que se tributa es el resultado de restar a los ingresos totales los gastos necesarios para obtenerlos.

Además, hay que tener en cuenta que solo se pueden deducir los gastos correspondientes al periodo de tiempo en el que la vivienda ha estado alquilada.


Estos son los gastos a deducir, tal y como explica la plataforma inmobiliaria Idealista:

Gastos de reparación y conservación del inmueble (no los de obras de ampliación y mejora); IBI; intereses de la hipoteca; tasa de basura; gastos de comunidad, seguros que cubran riesgos de la vivienda, gastos de amortización de la vivienda; gastos de agencias mediadoras o anuncios; gastos de luz agua, gas... y demás gastos debidamente justificados que estén directamente relacionados con el alquiler.

La deducción de los intereses y demás gastos de financiación, así como los gastos de reparación y conservación, no pueden exceder conjuntamente para cada inmueble de la cuantía de los rendimientos íntegros obtenidos.

Ejemplo de deducción de estos gastos: si en total alquilas la vivienda por un período de tiempo de tres meses, y pagas anualmente 400 euros de IBI podrás descontar 100 euros (la cuarta parte del importe total).