Agradecimiento compartido

Decía alguien con mucha razón: “Agradecer es reconocer lo que otros nos dan. Por tanto, mientras podemos experimentar felicidad de manera solitaria; se necesitan al menos dos personas para sentirse agradecido”.

Y yo; me sentí agradecido el pasado 11 de junio cuando tuve la suerte de no contar con dos personas… ¡fueron muchas más, concretamente 15! las que me permitieron sentir ese-AGRADECIMIENTO COMPARTIDO.

Tengo que pensar que quienes me rodeaban en esos momentos, también tenían emociones positivas al respecto de lo que allí estaba sucediendo en la querida Parcela. En la que el señor Manuel y yo, venimos degustando nuestro vermú mañanero mientras charlamos de lo divino y humano hace ya mucho tiempo.

¿Qué le pareció el evento, señor Manuel?

Perfecto amigo. Y también justo. Pues das la noticia completa de todo lo que sucedió en la realidad que vivimos días pasados y que quienes nos estén leyendo conozcan, como si hubieren estado allí, en el lugar de los hechos.

Usted como siempre tan conciso, pero tan directo al “grano” que solamente teníamos que terminar diciendo… ¡amén!  Pero afortunadamente tenemos algo más que contar del evento. Además la noté a usted muy contento con la presencia de estos amigos en “nuestra” Parcela, así como satisfecho por haber hecho algo, verse capaz de hacerlo… y es más; ¡ sintiéndose bien al hacerlo!

Y qué lo digas. Totalmente cierto.

Y además mi buen amigo; era el momento justo para hacer esta reunión totalmente informal. Que tenía  como “justificación” no pedida, la Presentación de dos libros surgidos en las-Reflexiones en voz baja-… muy baja que usted y yo hemos mantenido y sostenido mientras degustábamos nuestro ya clásico-vermú con anchoas- y otros productos de esta tierra pródiga. Además de un-Relato Corto-, que “andaba” traspapelado entre otros muchos legajos escritos a lo largo de muchos años de escrituras ininterrumpidas. Y digo que es el momento justo y no hay que dejarlo pasar, entre otras razones… puede que no haya otro.

¿Te retiras?

TOTALMENTE. Es decisión aceptada, razonada y comprendida. No más libros, prólogos y parafernalia consiguiente en lugares emblemáticos con música incluida. Todo ello se ha terminado hoy y aquí… Continuaré escribiendo, es una pasión, una querencia, en esta-OPINIÓN-… hasta que pueda o me dejen.

Si te lo has pensado bien; bien pensado está.

Así es señor Manuel. Y así se lo he contado. La gran paradoja será: “Que todo habrá cambiado a mi alrededor, paro yo continuaré siendo el mismo”.

¡Anímate hombre… que más se perdió en la guerra de Cuba! Y termina de contarnos como terminó el Evento tenido lugar hace unos días entre amigos.

A ello voy. Pero antes permítame terminar los agradecimientos a tantos amigos y a mí familia que tanto ha aguantado con mis muchas “improvisaciones” y durante tanto tiempo. Esperando de todo corazón el ser comprendido en esta manifestación pues: “Al expresarlo, mejora el bienestar tanto del que da las gracias, como del que las recibe”…. ¡MUCHAS GRACIAS!

¿Estás llorando?

No hombre… no. Ha sido un golpe inesperado del viento en los ojos.

¡Ya!...

Respecto al evento, fue estupendo y con varios momentos sumamente emotivos como el contar con la presencia de Juan Carlos L. Pinto, (Ver Foto) junto al viejo olivo y tantos amigos reunidos (Ver foto).

Además, porque estoy convencido que para mí, a los 87 años de edad, comienza una nueva etapa en esto de contar historias humanas y divinas…

Pero me quedo tranquilo, ya que otro momento emotivo fue cuando anuncié a los amigos reunidos qué: “Había recibido un whatsApp- del director del ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE SALAMANCA, en el que me anunciaba: “Hemos incorporado la COLECCIÓN AUDIOVISUAL ANSELMO SANTOS HERNÁNDEZ al cuadro de organización de fondos del ARCHIVO, que espero pueda ser accesible a través de INTERNET, en el último trimestre de este año”… Comprenderá usted señor Manuel,  que esto para mí sea una gran noticia.

Y señor Manuel, paras usted y para mí otro gran motivo de satisfacción, fue llegado el momento en que todos los amigos allí reunidos pudiéramos degustar juntos, nuestro ya clásico vermú con anchoas y otros acompañamientos, en un día tan señalado como el de hoy.

¡AMÉN!