Vacaciones inolvidables a bordo: ¡Alquilar un barco es la nueva tendencia!

Su oferta de embarcaciones es muy alta. Lanchas, catamaranes, veleros o yates, entre otros; adaptándose por tanto a la amplia variedad de títulos de navegación

Es una tendencia que está en auge. La idea de alquilar un barco para disfrutar de una manera diferente de las vacaciones es cada vez más habitual. Todas las opciones son validas, desde buscar una lancha para distancias cortas por el Mediterráneo, hasta alquilar yate Ibiza. La oferta es muy amplia, tanto de embarcaciones como de zonas marítimas para disfrutar de ellas. 

El número de empresas que ofrecen alquiler de barcos está aumentando, si bien hay portales que marcan la diferencia por su oferta y condiciones. Es el caso de Click&Boat, una plataforma que ofrece más de 45.000 barcos en diferentes puertos del mundo. En España, por ejemplo, cubre todas las provincias costeras, con una propuesta de mercado que cubre todo tipo de necesidades. 

Su oferta de embarcaciones es muy alta. Lanchas, catamaranes, veleros o yates, entre otros; adaptándose por tanto a la amplia variedad de títulos de navegación. Click&Boat tiene incluso una propuesta para aquellos usuarios que no tienen licencia de navegación, ya que hay barcos sin patrón cuya conducción no requiere de título, o incluso la posibilidad de contar con los servicios de un patrón, experto en la zona, que dirigirá la embarcación. La contratación de este alquiler es muy cómoda y sencilla, a través de una plataforma web desarrollada. El público elige puerto de salida y las fechas, y tiene la oportunidad de filtrar la búsqueda por precio o tipo de embarcación. La capacidad mínima de pasajeros, el número de cabinas o las plazas para dormir son otras características del barco que pueden ser seleccionadas para filtrar la búsqueda de la mejor opción para el cliente. 

Esta numerosa y variada oferta de barcos para alquilar se completa con un entorno único para navegar, como es el Mar Mediterráneo. Los destinos son múltiples, cada uno con sus características propias, aunque con algo en común: la sensación de vivir una experiencia única, en familia o amigos, y disfrutar de unas vacaciones de ensueño.

La magia de las Baleares desde otra perspectiva 

Las Islas Baleares presentan un destino ideal para viajar en barco. Si recorrerlas en coche es una gran aventura, poder disfrutar de esta zona a bordo de un barco, supone una vivencia inigualable. Desde el mar, la perspectiva es diferente y tiene mucho más valor. Desde puertos de Alicante y Valencia, la distancia no es larga y es posible llegar a Ibiza en un tiempo relativamente corto, disfrutando de la tranquilidad del Mediterráneo. Una vez allí, las posibilidades para navegar son muy amplias. La isla de Ibiza ofrece un sinfín de rincones maravillosos donde disfrutar de paisajes únicos. Aguas cristalinas, atardeceres de pelicula y muchos espacios preparados para atracar y saborear la esencia de la conocida como 'isla bonita'. Dar la vuelta a isla en barco es una buena elección, ya que permite llegar a calas difícilmente accesibles a pie en las que cada zambullido es una experiencia única. 


Estar en Ibiza y no acercarse a Formentera es un delito. El visitante encuentra las playas más bonitas de España y, posiblemente, el top 5 de Europa. Llegar a ellas en barco es un verdadero lujo. Arena blanca y aguas trasparentes, nada que envidiar al Caribe. Los amantes del buceo encuentran aquí un entorno idóneo, con una fauna y flora marina protegida, lo que facilita el avistamiento de muchas especies. El área de El Espalmador suele estar llena de barcos, que buscan el hueco para echar el ancla y disfrutar de aguas de alta calidad y un paisaje bucólico. 

Otra isla de Baleares ideal para navegar es Menorca. En torno a sus dos principales núcleos urbanos, Ciutadella y Mahón, hay bonitas calas que ganan protagonismo durante los meses de verano. La posibilidad de viajar en barco por las Islas de Menorca y Mallorca durante la misma escapada es muy alta. La distancia entre ambas es de 43 millas, por lo que en un par de horas se llega al destino. 

Costa Brava, pueblos con mucho encanto 

El puerto de Barcelona puede ser un buen inicio para una ruta en barco. Hacia el norte, la Costa Azul y la Costa Brava. En cualquier opción, el resultado es de aguas tranquilas y limpias, junto a pueblos costeros con mucho encanto. Cadaqués, Rosas o Palafruguell. Son algunos ejemplos de villas marineras, de casitas blancas y puertos con encanto. Es habitual ver muchos veleros anclados al mar, desde donde los pasajeros disfrutan de un mar tranquila y unas vistas impresionantes. Es una zona idónea para, por ejemplo, buscar alquiler barcos sin licencia y llegar a playas cercanas cuyo acceso está limitado.  

La proximidad con el entorno es una de las características que define a la ruta en barco por la costa catalana, donde es habitual ver la salida y llegada a puerto de pescadores locales. Además, la posibilidad de amarrar y acercarse a tierra en una lancha siempre está presente, para poder disfrutar así de la rica gastronomía de la zona.