Castilla y León registra la segunda tasa más baja de vacunación entre 50 y 59 años 

No obstante, respecto al total de la población a vacunar, se mantiene como una de las que tiene mayor porcentaje de personas con la pauta completa, un 36% 

 

Castilla y León presenta, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, una de las tasas más bajas de personas vacunadas con una dosis entre las comunidades autónomas en la franja de edad entre 50 y 59 años, con un 73,5 por ciento, cuando la media del conjunto del país es del 80,6 por ciento y hay autonomías por encima del 90 por ciento, como Navarra o Galicia, si bien se mantiene con la tercera mayor tasa en función de la población en general (56,3 por ciento).

Así se observa en la estadística diaria que ofrece el Ministerio de Sanidad con datos de vacunación de todas las comunidades autónomas, actualizados a fecha de 9 de junio, recogida por Europa Press.

Castilla y León se había situado entre las comunidades autónomas con mayores porcentaje de población vacunada y mantiene el segundo mayor porcentaje de ciudadanos con la pauta completa administrada (36,1 por ciento), solo por detrás de Galicia. Sin embargo, con la llegada de las franjas de población más joven el ritmo en la comunidad se ha frenado mientras en otras con mayor peso de estas edades se ha incrementado.

Así, Castilla y León es por el momento la segunda comunidad autónoma con menor porcentaje de personas de entre 50 y 59 años vacunadas con la primera dosis, ya que se ha administrado a un total de 280.002 castellanoleoneses, que suponen, según datos del Ministerio, un 73,5 por ciento de la población en esta franja de edad.

Se sitúa, por lo tanto, solo por delante de Canarias (72,1 por ciento) y de la ciudad autónoma de Melilla (72,5 por ciento) y lejos de la media nacional en este tramo (80,6), liderado por Navarra que ha puesto la primera dosis ya a un 91,5 por ciento de sus ciudadanos de entre 50 y 59 años.

En el caso de la administración de la pauta completa en este grupo la comunidad castellanoleonesa también está por debajo de la media, con una cobertura del 23,4 por ciento frente a una media del 32 por ciento.


Tanto el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, como la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han explicado ya en varias ocasiones que esta reducción del ritmo era lo previsto después de la modificación en el reparto de las vacunas por parte del Ministerio, que en las primeras franjas de edad favorecía a una comunidad con mucho peso de la población mayor, como Castilla y León.

Ahora, con la llegada de un menor porcentaje de dosis con respecto a otras autonomías, la distribución de la pirámide poblacional "ha hecho necesario aumentar el porcentaje de reserva para poner segundas dosis a la población más vulnerable".

La tónica seguirá así, por el momento, en los ciudadanos de entre 40 y 49 años, ya que por el momento Castilla y León tiene solo vacunada con una dosis al 16 por ciento de su población de esta franja, mientras la media estatal es 23,7 por ciento. De hecho, solo se ha comenzado a vacunar en estos días en dicha franja en las provincias de León, Salamanca y Soria, mientras que en el resto de la comunidad se arrancará a partir del día 14.

Un 36% tiene la pauta completa 

Ello no impide que Castilla y León se mantenga, en términos generales con una de las mayores tasas de población inmunizada, ya que sigue como la segunda con mayor porcentaje de personas con la pauta completa, con un 36,1 por ciento según el Ministerio y por encima de la media (29,6 por ciento).

En cuanto a población con una dosis presenta la tercera mayor tasa, con un 56,3 por ciento, cuando la media es del 51,4 por ciento.

Si se tiene en cuenta solo a la población mayor de 50 años Castilla y León ya retrocede posiciones y se sitúa como la quinta mayor tasa, con una cobertura de la pauta completa en el 57,6 por ciento pero también por encima de la media (53,1 por ciento).