¿Los electroestimuladores realmente funcionan?

La ciencia afirma que son efectivos en el tratamiento de lesiones

Hace ya años que los electroestimuladores se han puesto de moda. La publicidad los vende como algo milagroso para aumentar la musculatura y adelgazar mientras vemos la tele, mientras que los centros de fisioterapia los usan para recuperar a sus pacientes.

Los usos que se hacen son muy dispares y quizá por eso hay muchas dudas sobre la eficacia de este tratamiento, unos interrogantes que vamos a tratar de responder.

La ciencia afirma que son efectivos en el tratamiento de lesiones

De este modo, el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía habla de su eficacia, afirmando que las técnicas de electroestimulación han demostrado en varios estudios su eficacia contra la recuperación de lesiones y tratamiento muscular.

En ese mismo artículo también se advierte de que funciona, pero que todo depende de cómo se aplique, pues a la hora de tratar lesiones hay que seguir una técnica que los profesionales conocen.

No es la única evidencia científica que habla bien de la electroestimulación, pues se ha demostrado que la aplicación de electrodos, combinada con ejercicios físicos aumenta la fuerza rápida del cuádriceps después de una lesión.

Estas dos son solo algunas de las múltiples evidencias científicas que podemos encontrar sobre el uso de la electroestimulación, que incluso se ha introducido en los pacientes que están sometidos a hemodiálisis para mejorar su fuerza muscular y su calidad de vida.

Si los vamos a usar en casa para aliviar dolencias siempre hay que leer con detenimiento los manuales que trae el aparato, en especial en lo referente a las intensidades y convendría consultar con un profesional, pues no todas las lesiones son iguales.


Ahora que hemos visto lo efectiva que es esta tecnología hay que hablar de en qué situaciones no sirve para nada, como a la hora de perder peso.

No vamos a conseguir nada con la electroestimulación si queremos adelgazar sentados en el sofá, poniendo la máquina a la máxima potencia mientras vemos la tele y comemos patatas fritas. Lo mismo podemos decir si pensamos que con ponernos los electrodos mientras leemos un libro vamos a ganar masa muscular y nos vamos a poner como un culturista que lleva años en el gimnasio.

En ambos casos, además de no funcionar, incluso pueden aparecer lesiones al estimular músculos que no están acostumbrados a tener tanta actividad de un día para otro.

¿Todos los equipos de electroestimulación son iguales?

Es importante contar con un buen equipo, ya que todos los modelos no son igual de efectivos, desde esta página vas a poder ver la comparación con los mejores electroestimuladores y de esta manera que puedas elegir un buen modelo.

Recuerda que, a la hora de obtener una mejor musculatura, la electroestimulación se puede usar a modo de complemento, haciendo ejercicio y añadiendo un electroestimulador, que además ayudará a que los músculos que queremos desarrollar se recuperen después del trabajo duro, preparándolos para las siguientes sesiones.

En definitiva, el uso de los electroestimuladores se ha probado eficaz para tratar lesiones y para recuperar los músculos tras los entrenamientos, pero no sirve de nada si lo que pensamos es muscular o adelgazar sentados y sin hacer deporte.