Todos los indicadores de la Covid-19 en Castilla y León han bajado desde el final del estado de alarma

El mayor descenso en la incidencia a 14 días ha sido el de Salamanca, con un 59,4%  menos de incidencia con respecto al 9 de mayo

 

Cuando se cumple un mes este miércoles del final del estado de alarma decretado por el Gobierno a causa de la pandemia del coronavirus, todos los indicadores recogidos en el 'semáforo COVID' han descendido sus valores en estos 30 días, entre ellos la incidencia acumulada a 14 días, que ha pasado de 167 casos por 100.000 en el dato actualizado el pasado 9 de mayo, a 115 este miércoles.

Así se puede observar en la información sobre la Situación epidemiológica en Castilla y León, dentro del portal de Datos Abiertos de la Junta.

En este último mes se ha registrado un descenso progresivo aunque lento, con un parón en la última semana de mayo, cuando incluso la tasa aumentó varios puntos. Además, la evolución no ha sido homogénea en las nueva comunidades, ya que mientras varias como Salamanca, Burgos, Soria y Segovia han reducido su incidencia hasta menos de la mitad, en otras como Zamora y, sobre todo, Valladolid se ha producido un incremento.

En el conjunto de la comunidad, la tasa de incidencia acumulada a 14 días ha pasado de 167 casos por 100.000 el pasado 9 de mayo a 115 este miércoles, lo que supone un descenso del 31 por ciento.

Por provincias, el mayor descenso ha sido el de Salamanca, con un 59,4 por ciento menos de incidencia a 14 días con respecto al 9 de mayo; seguido por los de Burgos, un 54,8 por ciento menos; Soria, -54,4 por ciento; Soria, -52,8 por ciento; León, -33,7 por ciento; Palencia, -11,5 por ciento; y Ávila, donde la incidencia se ha mantenido casi estable (-3,6 por ciento).

En el lado contrario, Zamora presenta una tasa muy similar a la del 9 de mayo (un 1,7 por ciento más), y la provincia de Valladolid, con la peor evolución en este mes, ha visto crecer su volumen de casos a 14 días en un 25 por ciento.

De hecho, según los datos actualizados este miércoles Valladolid es la única provincia que supera los 150 casos por 100.000 habitantes, aunque está muy cerca de rebajar esa cifra pues se queda en 153, con lo que pasaría en este indicador de riesgo 'alto' a riesgo 'medio'.

En esa situación están las otras ocho provincias, con 141 casos por 100.000 en Burgos; 130 en Palencia; 110 en León; 108 en Ávila; 107 en Zamora; 102 en Segovia; 71 en Soria; y 52 en Salamanca.


En el caso de la incidencia acumulada a 7 días, la tasa en el conjunto de Castilla y León ha descendido en términos similares, un 32 por ciento, al pasar de 75 casos por 100.000 el 9 de mayo a 51 este miércoles.

En las provincias, el comportamiento ha sido similar, con descenso en la mayoría de ellas y algunas que han reducido su tasa a menos de la mitad, como Burgos de 144 a 66; Salamanca, de 50 a 18; y Soria, de 82 a 29.

En el lado opuesto, la incidencia ha aumentado ligeramente en Ávila, de 53 a 63 casos por 100.000; Valladolid, de 51 a 63; y Zamora, de 54 a 59.

En este caso, Burgos ha pasado este miércoles ha presentar la tasa a 14 días más elevada, con 66 casos por 100.000, aunque en nivel de riesgo medio. Le siguen Ávila y Valladolid, con 63; Zamora, con 59; Palencia, con 57; Segovia, con 52; León, con 44; y Soria, con 29. En riesgo 'bajo' continúa Salamanca, con 18 casos por cada 100.000 habitantes.

En cuanto a los casos totales notificados, en estos últimos 30 días se han confirmado 6.626 positivos por coronavirus en toda la Comunidad, mientras que entre el 9 de abril y el 9 de mayo fueron un total de 9.540, lo que supone un descenso del 30,5 por ciento.

Fallecidos

En el caso de los fallecimientos por COVID-19 en hospitales, la cifra en el mes transcurrido desde el fin del estado de alarma ha sido de 50, frente a los 115 notificados en los 30 días previos al 9 de mayo, un descenso del 56,5 por ciento.

En este mes también se han reducido notablemente las tasas de incidencia entre los mayores de 65 años, de 104 a 30 casos por 100.000 a 14 días; y de 45 a 14 en los últimos 7 días.

Igualmente ha sucedido en los indicadores de ocupación, ya que la proporción de enfermos de COVID-19 en las camas de cuidados críticos ha pasado de ser un 27 por ciento el 9 de mayo a un 16,6 por ciento este 9 de junio; mientras que en las camas de hospitalización en planta se ha pasado del 5 al 2,7 por ciento.