Sanidad permite a las CCAA ampliar el horario del ocio nocturno si su situación epidemiológica lo avala

Este cambio de criterio se produce después del rechazo de seis comunidades autónomas al anterior documento de medidas sobre el ocio nocturno

 

El Ministerio de Sanidad ha presentado este miércoles a las comunidades autónomas, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), una nueva propuesta de medidas contra el coronavirus de cara a la 'nueva normalidad' en la que abre la posibilidad de que las autonomías amplíen el horario del ocio nocturno si su situación epidemiológica lo permite.

Este cambio de criterio se produce después de Madrid, Andalucía, País Vasco, Cataluña, Galicia y Murcia rechazaran aprobar el pasado miércoles, y en la reunión semanal del CISNS, un informe en el que se establecía que los establecimientos de hostelería, restauración y terrazas, así como en los bares y restaurantes de playa, podrían estar abiertos hasta la 1.00 horas.

Además, en dicho informe se señalaba que la apertura de los locales de ocio nocturno se podría autorizar cuando la situación epidemiológica de la unidad territorial de referencia para el control de la COVID-19 de la comunidad autónoma en la que se encuentre el local esté fuera de los niveles de riesgo o en nivel de alerta 1 de acuerdo al documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19'.


Sin embargo, tras la negativa de varias comunidades a aprobar este documento, Sanidad ha presentado una nueva propuesta, que ya ha sido debatida en la Comisión de Salud Pública, en la que se propone permitir a los locales y discotecas abrir hasta las 2.00 horas, pudiendo ampliarse en función de la evolución de los datos epidemiológicos.

La nueva propuesta ha contado con el apoyo de todas las Comunidades Autónomas, salvo el País Vasco que no ha participado ni de la discusión ni de la votación, según han informado a Europa Press fuentes de la reunión.

Así, este nuevo documento ha sido aprobado como una recomendación, y no como un texto de obligado cumplimiento, y abre la posibilidad a que las autonomías amplíen el horario del ocio nocturno si su situación epidemiológica lo permite.