Laura Bueno: “Las actividades en la Filmoteca están pensadas como experiencias divertidas y creativas”

“En las visitas tratamos de reconstruir los ambientes de los que son originarias las piezas o imágenes que están expuestas, para comprender mejor de dónde venimos”

Laura Bueno, responsable de didáctica de la Filmoteca de Castilla y León. Foto de Lydia González

La responsable de didáctica de la Filmoteca de Castilla y León, Laura Bueno, es la persona que ejerce como anfitriona de los visitantes que acuden a la sede de esta entidad cultural en la Casa de las Viejas, con entrada por la plaza de San Julián. De hecho, coordina las actividades que allí se organizan, así como las visitas guiadas, tal y como nos contaba en la siguiente entrevista.

¿Cuál es tu papel en la Filmoteca de Castilla y León?

Mi papel es el diseño y realización de actividades, visitas y talleres con los que transmitir de una manera didáctica, la importancia que tiene para nuestra sociedad el patrimonio que conserva y difunde la Filmoteca de Castilla y León. Para que quienes nos visiten, descubran de una manera significativa y cercana, el importante valor histórico, artístico, tecnológico y cultural que contiene.

¿Qué tipo de actividades organizáis?

Depende de la época del año y la exposición temporal, ya que planteamos diferentes actividades. Todas ellas están pensadas como experiencias divertidas y creativas con las que se desarrolle una actitud crítica.

Actualmente, hemos introducido una opción que se llama A la Carta, con la que desarrollamos programas específicos sobre el audiovisual y sus antecedentes para aquellos grupos que nos lo soliciten.

Las actividades didácticas se realizan a través de las visitas guiadas y los talleres y se organizan en torno a: la exposición temporal, la colección permanente, Artilugios para fascinar y la Casa de las viejas.

 ¿Cómo son las visitas guiadas y cómo se solicitan?

En las visitas tratamos de reconstruir los ambientes de los que son originarias las piezas o imágenes que están expuestas. En preguntarnos sobre el origen de las imágenes, el audiovisual, la evolución de los medios, y por supuesto, en cómo se vivían estas experiencias en épocas anteriores. Nos movemos entre el pasado y la actualidad creando asociaciones que nos permitan comprender mejor de dónde venimos.

Las visitas están pensadas para que sean participativas e interactivas, en ellas se fomenta el diálogo y se tienen en cuenta las interpretaciones que el público realiza. Esto es muy interesante, porque se da un aprendizaje común y compartido.

Ofrecemos visitas diferentes según el espacio que se quiera descubrir, por ejemplo, ahora está teniendo muy buena acogida la visita a la exposición temporal, Trampantojos. El juego continúa (3).

Tanto las visitas guiadas como los talleres se pueden visualizar en la parte de didáctica de la página web y solicitar, a través ella, por teléfono o de forma presencial durante el horario expositivo.


¿Y los talleres, a quién están destinados y en qué consisten?

Los talleres se diseñan para la diversidad de públicos y son intergeneracionales. Plantemos talleres muy variados y damos diferentes posibilidades para asistir a ellos. Se pueden solicitar como grupo, o asistir de manera libre cuando hay el Laboratorio Abierto.

En los talleres tratamos que las personas descubran por sí mismas, con total libertad. Son una forma de experimentar y manipular las imágenes y sonidos, el precine, la fotografía y los procesos antiguos, para explorar todas sus posibilidades.

¿Se interesan los centros educativos de la ciudad y de la provincia por la Filmoteca?

Sí, siempre hay un gran interés de los centros educativos por la Filmoteca, no solo de la ciudad y la provincia. Ya que nos visitan centros de otras comunidades y países que demandan nuestras actividades. La pandemia paró las salidas de estos centros que recuperaremos en cuanto se pueda. En alguna ocasión, hemos realizado visitas de las exposiciones mediante video llamada, para adaptarnos a las necesidades de estos centros.

Pero hemos seguido trabajando y colaborando con diversos colectivos, grupos, institutos y universidades.

 ¿Cuáles son las inquietudes que te han llamado la atención de los participantes de las visitas o talleres?

Las ganas de aprender y conocer que tienen, eso me fascina, independientemente de la edad que tengan. Otra cosa que me encanta, es la creatividad que tienen las personas, me sorprenden constantemente. 

¿Por qué y a quién recomendarías estas iniciativas?

A todas las personas, porque vivimos en un mundo donde tanto para lo bueno, como para lo malo, hay que conocer el lenguaje audiovisual, tener una actitud crítica frente a él y preguntarse por el pasado. Eso nos permite jugar con los procesos antiguos, ver qué se puede hacer hoy con ellos, incluso, combinarlos con lo digital. Pero, además, encontrar y utilizar de manera positiva este lenguaje, por ejemplo, para facilitar las interacciones sociales.

¿Qué lugar de la Filmoteca es el que más te gusta?

 Destacaría el patio grande de la Casa de las Viejas, porque me parece un buen lugar de encuentro. Aunque me gustan todos los lugares, todos tienen su magia. Suelo moverme por los diferentes espacios, porque el diseño y realización de las actividades requiere de un buen archivo, de una biblioteca en la que investigar, de la ayuda del personal del resto de los departamentos, sobre todo, de una buena dirección que evalué el trabajo y te de libertad.