Ni España

Boris Johnson anunciaba hace unos días que ni España, ni Portugal entrarán en su lista verde de destinos seguros. Y que por lo tanto los turistas británicos que decidan veranear en España o Portugal deberán pagar de su bolsillo 3 pruebas PCR y llevar a cabo una cuarentena de 10 días a su regreso.

Esto ha supuesto un varapalo para España y otros destinos turísticos europeos que ven como, a priori, se ven esfumadas sus esperanzas de regresar a la facturación de años pasados.

Pero hay algo que no me acaba de encajar… Y es que, como siempre insisto, los mercados descuentan expectativas. Y aunque aún nos faltan unos días para verlo con mayor seguridad desde el punto de vista del análisis técnico, el mercado parece estar comenzando a descontar mejorías importantes en aerolíneas, hoteleras y demás empresas relacionadas con el sector.

Veamos niveles técnicos que, de superarse al alza, darían que pensar que Johnson no tardará en retractarse e incluirnos en esta selecta lista verde:

- IAG: La compañía anglo-española parece estar descontando mediante una consolidación de implicaciones alcistas en su cotización que se avecinan buenas noticias y esto se confirmaría si se superan los 2.4€.

Por el contrario, perder los 2.15€ sería nefasto y confirmaría que me estoy equivocando y las declaraciones del Sr. Johnson son definitivas y sin ningún tipo de intención poco noble.

- Aena: La gestora aeroportuaria española parece estar descontando un escenario similar al de IAG. Todavía no hay indicios totalmente fiables, pero hay probabilidades mayores de un nuevo tramo de subidas que no parecen ser del todo lógicas si hacemos caso a las declaraciones del primer ministro británico.

Si Aena supera 152€  y posteriormente aparece Johnson cambiando de opinión sobre la no inclusión de España y Portugal en su lista verde, podríamos asegurar que nuestras vidas están en manos de auténticos manipuladores. Si por el contrario Aena pierde los 137€ tendré que disculparme por haber dudado de la honorabilidad de este caballero.

- Ryanair: La aerolínea irlandesa suma al descenso en el número de vuelos por culpa de la pandemia, que acaba de ser condenada por cobrar el equipaje de mano.

No parece que esté pasando por su mejor momento. Pero es curioso que, si solamente nos orientamos por su cotización, técnicamente no parece que los accionistas estén muy preocupados. De hecho, no solamente cotiza en niveles superiores a la era precovid, sino que está desarrollando desde hace más de 6 meses una consolidación de implicaciones alcistas, idéntica técnicamente a las de IAG y Aena. 

Cabría sospechar, por lo tanto, que Johnson está jugando sucio si en las próximas semanas se retracta, coincidiendo con que los precios de cotización de Ryanair superan 17.6€, (zonas clave de la consolidación que se ha gestado durante 6 meses).

Si por el contrario Ryanair no hace nada de esto y pierde los 15.5€ quedará claro que la honorabilidad de Johnson es incuestionable.