Ciudad Rodrigo al día

 

La Farmacia Abarca homenajea a “Pepe Abarca” tras medio siglo de trabajo

Ha sido la cara más visible tras el mostrador, formando gran equipo con sus compañeros de trabajo y gerentes de la empresa

José García junto a sus compañeros de trabajo

Cuando paras un momento en tu vida y cuentas cincuenta años para atrás, parece que el tiempo ha pasado deprisa, pero es ni más ni menos que medio siglo en la vida de una persona, es decir prácticamente toda una vida.

Así ha sido la experiencia de José García Sánchez (Pepe Abarca) como le conocen todos los mirobrigenses y comarcanos, tras todo este tiempo tras el mostrador de la Farmacia Abarca

La gerencia de la empresa a cargo de Amelia Sánchez-Abarca Gornals y sus compañeros de trabajo, quisieron hacer una comida homenaje con motivo de la jubilación de Pepe y a la vez agradecerle su gran labor en su puesto de trabajo.

Un poco de la historia de “Pepe Abarca” en lo personal y lo profesional

Cuando solo tenía 15 años, paseando por la calle Madrid vio un anuncio que decía: se necesita mozo en la Farmacia Abarca y él, que quería trabajar, allí se presentó. Probablemente, no se imaginaba lo que vendría después. Lo que significaría él en la vida de todos los que en ese momento le estaban dando su primera oportunidad laboral.

No tenía experiencia, pero sí muchas ganas. Así que empezó recogiendo envíos en la estación de tren. Paquetes para la farmacia, para la droguería… iba y venía de un lado a otro sin parar. Siempre con buena actitud y con ganas, muchas ganas de ayudar.


Tanto es así, que su tesón e implicación en todo lo que se le encomendaba le hicieron crecer dentro de la casa, hasta que un día con solo 20 años empezó a ayudar a Santiago, el auxiliar de farmacia.

Y ahí estaba él, con su bata blanca, hecho un pincel detrás del mostrador. Siempre atento a todo y aprendiendo cada día un poco más, asumiendo más responsabilidad, ayudando a los pacientes, haciéndose su sitio… pero no solo en la farmacia, si no en la familia Abarca.

Y es que 50 años han dado juego para mucho.

Sus comapañeros han compartido con él los aperitivos de la mañana, sus viajes a países en vías de desarrollo con la gente volcada para ayudarle, charlas, risas, confidencias que continuarán a pesar de cerrar una bonita etapa.

Sus compañeros han querido darle la gracias por tanto y hacerle llegar a través de este medio de comunicación que todos, absolutamente todos,  le echarán de menos en la farmacia, en su farmacia, pero segirán  compartiendo lo más importante, la amistad, cariño y respeto, aunque ahora sea del otro lado del mostrador.