Los agricultores esperan que los cereales granen lentamente

Los profesionales del sector destinan grandes superficies de avenas y otros cereales a forrajes animados por el incremento de los precios
Imagenes tomadas a finales de mayo en la zona de la Armuña. | Jorge Holguera

Las últimas semanas de mayo en la zona cerealista salmantina se han destacado por las labores de siega de cereal en verde, sobre todo avenas. En términos municipales como el de Cantalapiedra, últimamente, la variedad de avena estrella es la rubia, denominada Previsión. A ella optan por su rusticidad, y validez tanto para grano como para forraje. Para su siega en verde es la que quieren los ganaderos porque la caña es más tierna, explica José María Sánchez de Cantalapiedra.

El agricultor y ganadero David Poveda García de Villanueva de los Pavones está estos días realizando las labores de siega de sus avenas, aunque explica que ha optado por dejar muchas parcelas para grano pues tienen poca talla. Esto ha sido debido a que el agua “le hizo mucho daño, y hasta que se recompuso un poco ya se le metieron los calores y se tiró a espigar”, explica. Dicen que “año de nieves, año de nieves”, pero lo cierto es que, en este caso, el fenómeno que tomó por nombre Filomena, se hizo notar y dejó sus consecuencias también negativas en los cultivos que tuvieron que soportarlo. Un ejemplo son los trigos y otros cereales que han sufrido de hongos, debido quizá también a la también, por otro lado, positiva frecuencia de lluvias. David Poveda en su caso sopesó cada parcela y trató con fungicidas las que consideró oportuno. Esta serie de decisiones tomadas por este profesional en particular son muestra de lo que han podido realizar el resto de los agricultores que como él cultivan las extensas llanuras de secano de la provincia. En la explotación de David Poveda se desarrollan proteaginosas, como guisante y vezas, y cereales, como cebadas, trigos y avenas. Además, tiene un cebadero de terneros de cruce. En el cómputo de su propia explotación gana peso la ganadería, pero a nivel económico lo hace la agricultura, ya que aparte de en sus propias tierras, realiza labores para terceros. A nivel ganadero, va cambiando el proceder, se van dejando de lado hábitos como el acudir al mercado de ganado de los lunes.

El punto de vista de este profesional nos ayuda a indagar en las tareas que se están realizando a finales de mayo en La Armuña. “Estamos dejando barbechos hechos, los que somos de secano, por ejemplo, echando herbicidas en girasoles y segando forrajes”, explica. Antes de concluir el mes de las flores, el agricultor David Poveda describía así el campo: “Ahora mismo los cereales están espigados, están en la época de maduración, esperando que vayan granando poco a poco y se sequen para la cosecha”. El cultivo de girasol está “entre nacido y alguno sin nacer, depende de las variedades, de cuándo se haya sembrado y del agricultor, entre otros factores”. En esta zona de tan afamada legumbre, están “las lentejas en flor y los garbanzos empezando a florecer”. Las proteaginosas que también tienen su importante protagonismo dentro de la rotación de cultivos son cultivadas para grano o forraje. “Los guisantes están en flor y las vezas que son para forraje las hemos segado ya”, detalla el profesional de Villanueva de los Pavones. A nivel general, desde el punto de vista de este labrador, “la presentación puede ser de un año medio: hay daños de hielos, daños de sequía, inclemencias de todo un poco, depende de la calidad del terreno” anota y considera que “así está un poco presentada la cosecha”. “El que tiene terreno bueno tiene bastante cosecha y el resto una cosa media”, matiza.


Las lluvias no han sido abundantes y las temperaturas se han mantenido en niveles que no asuraban los cereales rápidamente. Otro condicionante que afecta al agricultor del secano es la situación actual de pandemia y los mercados. En el caso de este agricultor y ganadero armuñés, acude al refrán de “las gallinas que entran por las que salen”, para hacer ver que tiene que comprar parte del pienso y por otro lado le puede beneficiar el incremento de precios del cereal en el caso que se mantengan cuando se produzca la cosecha del grano. En estos momentos, considera que la agricultura está mejor que la ganadería, pero incide en que “es un caso puntual porque, lo mismo, dentro de dos meses está mejor la ganadería”. Las razones de encontrarse en mejor situación el tema de las tierras es la subida de los cereales, sin embargo, el ganado está perdiendo valor mientras que los piensos están muy caros. “Esto es muy volátil, los mercados son así”, aclara David Poveda.

  • Imagenes tomadas a finales de mayo en la zona de la Armuña. | Jorge Holguera
  • Imagenes tomadas a finales de mayo en la zona de la Armuña. | Jorge Holguera