Ciudad Rodrigo al día

 

Tres localidades de la comarca recibirán este mes 50 árboles cada una de la Diputación

Dentro de un nuevo proyecto denominado Arbolar para la mejora medio ambiental de la provincia

Cartel del proyecto

Tres localidades de la comarca de Ciudad Rodrigo recibirán durante este mes de junio un total de 50 árboles cada una dentro del nuevo proyecto Arbolar puesto en marcha por la delegación de Gestión de Servicios Urbanos de la Diputación de Salamanca con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente a través de la Fundación Tormes-EB con la colaboración de la Junta de Castilla y León mediante la II Estrategia de Educación Ambiental.

Arbolar nace con el objetivo de promover la mejora medio ambiental de la provincia, mediante el desarrollo de un Plan de Arbolado que sirva como elemento dinamizador de educación ambiental y permita progresar en las condiciones ambientales de las zonas rurales salmantinas. Arbolar tendrá como prioridad los municipios con mayor necesidad de arbolado por la escasez del mismo en su entorno, plantándose en ellos árboles frutales de cultivo tradicional: higueras, nogales, moreras, almendros, manzanos, perales y membrilleros.

La Diputación tiene previsto desarrollar a partir de ahora todos los años este Plan, escogiéndose para empezar 54 municipios, 3 de ellos en la comarca mirobrigense: Ciudad Rodrigo, Fuentes de Oñoro y Fuenteguinaldo. Cada uno de ellos recibirá como decíamos al principio 50 de los 2.500 árboles adquiridos por la Diputación con una partida de 40.000€. Además de los árboles, la Diputación aportará la divulgación de la iniciativa en el municipio, mientras que los Ayuntamientos aportarán, además del terreno para plantarlos, personal para llevarlo a cabo, contando con la colaboración de un técnico de la Fundación Tormes-EB.


Con este proyecto anual, el objetivo de la Diputación es incrementar la biodiversidad de cada municipio con árboles frutales tradicionales en su territorio y paisaje, aportar recursos naturales para la educación ambiental, contribuir a recuperar parcelas sin uso de titularidad municipal, aportar recursos nutritivos destinados a polinizadores y aves, e impulsar estrategias medioambientales para frenar el cambio climático.