Cómo aliviar la piel de los pequeños golpes de los niños

Es aconsejable en el caso de pequeños golpes en menores no darles mucha importancia de cara a los niños. De otro modo, los niños pueden coger miedo y que esto repercuta negativamente en su actividad y su formación

Los niños pueden ser torpes, juguetones, activos... Y todo eso tiene consecuencias. Bien sea por las sesiones de juego en el colegio o en el parque o por cualquier otro motivo, los más pequeños de la casa suelen acumular diversos golpes sobre su cuerpo y sus extremidades a lo largo del día.

Aunque no suelen ser graves, algunos pueden derivar en moretones o inflamar la zona, algo que puede ser realmente molesto. Para evitarles el mal rato, se puede optar por aplicar sustancias naturales, hielo u otro tipo de elementos que reduzcan la inflamación y el dolor.

Reducir el dolor en pocos minutos

Es aconsejable en el caso de pequeños golpes en menores no darles mucha importancia de cara a los niños. De otro modo, los niños pueden coger miedo y que esto repercuta negativamente en su actividad y su formación. Por eso, se recomienda afrontar estos pequeños golpes del día a día con naturalidad, sin aspavientos ni alarmarse.

Además, es interesante pensar en cómo aliviar el dolor en pocos minutos. Cómo son pequeños golpes sin importancia hay que lograr que lo olviden en breve. Eliminando el dolor y la inflamación de la manera más rápida posible, los niños se sentirán seguros y quizás no se acordarán del golpe ni lo asociarán con nada negativo; podrán seguir jugando en unos segundos.

Hielo

Aplicar hielo en una zona dolorida e inflamada por un pequeño golpe es una de las opciones para calmar la piel. Se pueden usar cubitos del refrigerador sobre un trapo de cocina, para evitar que la piel se pueda llegar a quemar

Esta fórmula puede eliminar tanto la hinchazón como el dolor por unos minutos. Si el golpe no ha sido fuerte, es muy probable que el niño se sienta mejor antes de que el frío deje de hacer efecto.

Infusión de romero


Otra opción y que muchos padres guardan en su armario, es un aceite infusionado con romero fresco, que se puede utilizar como bálsamo ante los golpes de sus pequeños. Es una planta con ciertas propiedades que puede tener efecto tras ser absorbida con el aceite por la piel.

Elementos naturales

Otra opción es utilizar Arnidol Roll-on. Con ingredientes de origen natural como el árnica y el harpagofito, se logra calmar y refrescar la piel tras los pequeños golpes de los niños y además aporta un efecto frescor gracias a su nuevo formato roll-on con bola metálica.

El árnica es una pequeña planta de flores amarillas que crece en el centro y el sur de Europa. Precisamente sus flores han sido utilizadas desde hace siglos para suavizar, calmar e hidratar la piel. Son utilizadas como base de productos para calmar la piel tras los golpes.

Esto se combina con harpagofito, otra planta con origen en Sudáfrica, que cuenta con flores rojas y lilas y unos frutos leñosos. En este caso se aprovechan los beneficios de las raíces, que aportan sensaciones de confort y bienestar en la piel de los pequeños.

Basta con frotar suavemente con unos pequeños movimientos circulares, de fuera hacia adentro, el roll-on de Arnidol sobre la zona deseada para que se puedan comenzar a sentir sus beneficios de manera inmediata.

Arnidol Roll-On se puede aplicar tantas veces como sea necesario. Además, el cómodo formato roll-on te permite tenerlo siempre a mano y poder realizar el efecto masaje. Eso sí: no se puede aplicar sobre heridas abiertas ni ingerir y hay que evitar el contacto con los ojos.