Ciudad Rodrigo al día

 

Los problemas de Internet dentro de murallas, obstáculo para los estudiantes en el aula de Los Águila

Los jóvenes siguen sin entender la ‘cabezonería’ del Ayuntamiento al no querer abrir las aulas del Edificio Educativo

Desde la jornada del martes existe la posibilidad de estudiar en Ciudad Rodrigo, además de en la Biblioteca de la Casa de la Cultura (de lunes a viernes de 12.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.30 horas), en el aula de estudio habilitada en el Palacio de Los Águila, que los días de diario apenas está abierta un par de horas más que la Biblioteca (de 10.00 a 12.00 horas), aunque a este recinto también se podrá acudir los fines de semana, siempre aprovechando los horarios turísticos de apertura del propio Palacio.

Los primeros jóvenes que, siguiendo el protocolo, reservaron uno de los únicos 8 espacios disponibles por día, y han acudido en estas primeras horas de apertura, han descubierto una importante dificultad a la hora de desarrollar su estudio: en el aula de Los Águila no hay una cobertura de Internet adecuada, como ocurre en tantos otros rincones del centro histórico, especialmente de las características de éste aula (que es como un semibajo).

De este modo, algunos jóvenes que han precisado de realizar alguna consulta en Internet han detenido que dejar momentáneamente su puesto, salirse a la calle, esperar a coger cobertura en sus dispositivos, realizar la consulta o descargarse el documento que les hacía falta y volver para dentro, con todas las molestias que ello supone (y obviamente, sin la posibilidad de hacer consultas continuas aprovechando las plataformas de estudio virtuales).

En este punto, los jóvenes que vienen alzando la voz reivindicando espacios para estudiar en Ciudad Rodrigo en este fin de curso 2020/2021 siguen sin entender la ‘cabezonería’ del Ayuntamiento de no querer abrir el Edificio Educativo Municipal de la calle San Fernando, que hay que recordar que cuenta con un aula de grandes dimensiones en su primer piso pero también con tres aulas más pequeñas en su planta baja, donde además no ha habido ningún problema con Internet en las ocasiones que ha funcionado como espacio de estudio.


Asimismo, estos jóvenes consideran totalmente insuficiente el número de puestos habilitados (8 en el aula de Los Águila más los 8 de la Biblioteca de la Casa de la Cultura –que también pueden ser ocupados por otros usuarios que quieran ir a leer o a investigar-). En palabras de algunos estudiantes, “¿se piensan que hay 8 estudiantes en todo Ciudad Rodrigo?... Luego querremos que la gente no se vaya a Salamanca y Madrid”, y “a ver quiénes son los ocho afortunados [por la competencia para lograr uno de los puestos] que consiguen formarse en el pueblo”.

De igual modo, muestran su sorpresa por el hecho de que la reserva sea por todo el día: “si alguien sólo puede ir por la mañana, ya bloquea un puesto por la tarde” (o viceversa). En este sentido, creen que debería haber también una desinfección de los puestos a mediodía para que estos se pudieran usar sin problemas por la tarde por las mismas personas o por otras (siempre en función de las reservas realizadas).