Mundo Rural

Desde el punto de vista climático, los agostaderos se caracterizan por ser zonas de veranos suaves  e  inviernos  fríos  y  húmedos  cubiertos  de  nieve  buena  parte  del  año.  Estas características limitan su uso a los meses estivales, desde finales de junio hasta mediados de octubre.

En los puertos de montaña predominan los pastos con arbolado ralo o denso que permiten el pastoreo extensivo. Son pastos relativamente húmedos, de verano y de diente que se ubican en los pisos alpino, subalpino, supra‐, oro‐ y crioromediterráneo y que presentan una hierba fina y densa. Su calidad se encuentra condicionada por factores como la altitud, la orientacn, el tipo de sustrato, el espesor de los suelos, la humedad o el uso por los herbívoros.

Atendiendo a la altitud es posible distinguir entre los pastos de zonas de alta montaña, caracterizados por la presencia de hierbas cortas y finas, más frescos y nutritivos, óptimos para el aprovechamiento ovino, y los pastos de zonas más bajas, con hierbas largas y algo bastas, más apropiadas para el ganado caballar y bovino. Los pastos de solana suelen ser de mayor calidad y más tempranos; los de umbría permanecen por más tiempo frescos y sirven como reserva cuando los primeros se han agostado.