El rehén

Persona retenida por alguien que, exige el cumplimiento de unas determinadas condiciones. INDULTOS A  SEDICIOSOS.

Una de las cosas que más valoro de los cuentos hindúes, son las pequeñas enseñanzas o moralejas prácticas, que nos dejan.

EL REY DE LOS MONOS

Cuando el rey de los monos se enteró de dónde moraba Buda, corrió hacia ese lugar, se acercó y dijo:

—Señor, me extraña que siendo yo el rey de los monos no hayáis enviado a alguien para conocerme. Soy el rey de millares de monos. Tengo un gran poder.

Buda guardó noble silencio. Sonreía con gesto de humildad. El rey de los monos se muestra descaradamente insolente, arrogante y fatuo.

—No lo dudéis, señor -agregó- soy el más fuerte, el más rápido, el más resistente y el más diestro. Lo que cuentan que si por aquí, allá o acullá… es falsedad y envidia. Si no creéis en mi palabra, y la de mi fiel escudero, ponedme a prueba. No hay nada que no pueda hacer,incluso soy capaz de conceder a gentes que llama el vulgo “sediciosos” un indulto,lo único que deseo es paz,tampoco tengáis en cuenta  a lo agoreros que dicen que es solo un primer plazo, ni hablar de eso,Podré paz y daré gloria a mi nombre..

Buda seguía en silencio, pero escuchándolo con atención. El rey de los monos añadió:

—Ahora mismo partiré y luego regresaré coronado de olivos, y me postraré ante vos.

Finalmente, llegó a un lugar en el que se encontró con cinco columnas,  después de ellas…  un inmenso abismo. Se dijo a sí mismo ufanándose de la hazaña: “No cabe duda, he aquí el fin del mundo.” llegó a su lugar de partida y se encontró frente Buda.

—Ya me tienes aquí -dijo arrogante y chulesco-. Habrá comprobado, que soy el más intrépido, hábil, resistente y capacitado. Por este motivo soy el rey indiscutible de los monos.

El Buda se limitó a decir:

—Mira dónde te encuentras.

El rey de los monos, estupefacto, se dio cuenta que estaba en la palma de una de las manos de Buda y que jamás había salido de la yema de sus dedos, los cuales tomó por columnas, sintió el frío que produce acercarse al abismo.

Los españoles sabemos que nuestro presi, es rehén, rehén  de quienes se levantaron contra el Estado, sediciosos, llámense, concede gracias o indultos, a fin de permanecer en Moncloa, ellos, los sediciosos, jactanciosos, soberbios y petulantes, amenazan con ser reincidentes, caso que no sean obsequiados con regalitos.

 Tener a ERC por amigo, es gozar del más hostil  felón  y adversario; la historia es fiel testigo.  Algo que Sanchez y su escudero parecen  ignorar, hablan de lealtad, necesidad de dialogo, valiente, este gobierno progre…  está cayendo por el precipicio, olvida que la Ley está escrita en un grueso libro que llamamos Constitución, ¿el pago por esa bravuconada?…  la peor pesadilla para el pueblo.

El rey de los monos… aporta luz en este carajal, que no Tarajal, ese tema lo dejamos para otro día. (Cuento adaptado por Isaura Díaz de Figueiredo)