Las Arribes al día

Los cofrades de la Virgen del Amparo de Mieza trasladan la fiesta al 28 de agosto

El deseo del mayordomo de celebrar la fiesta tal y como es tradicional hizo que los cofrades acordasen trasladar la celebración a una fecha que se espera haya un alto grado de inmunidad frente a la COVID-19

Vista de Mieza desde la ermita del cementerio / FOTOS: JULIO FERNÁNDEZ

Aunque no faltó la eucaristía como cada domingo de Trinidad desde 1680, los 51 cofrades de la Virgen de la Amparo de Mieza decidieron trasladar esta fiesta al 28 de agosto por deseos de su mayordomo.

El interés del mayordomo de este año en que se celebre esta fiesta tal y como es tradicional, con convites, rosario de la aurora, procesiones y otros actos religiosos, llevó a que ayer sábado se reunieran en cabildo los cofrades y acordasen por mayoría cualificada de votos trasladar al 28 de agosto esta celebración, una fecha en la que esperan haya un alto grado de inmunidad entre la población, frente a la COVID-19, debido al avance de la vacunación.  

Cabe recordar que el Domingo de Trinidad se vive en Mieza como un día especial que comienza con el rosario de la aurora a las cinco y media de la madrugad. Ya con el sol en lo alto, se celebra la misa y la procesión, actos todos ellos presididos por el mayordomo de la ocasión y que en el rosario de la tarde entrega la vara al mayordomo entrante, otro de los 51 cofrades que recibió la vela de su progenitor directo o político, pues no cabe otra fórmula para ser miembro de la Hermandad, tal y como recogen sus 21 ordenanzas.

Curiosa historia de la Virgen del Amparo

La imagen de la Virgen del Amparo fue encontrada por un pescador miezuco a orillas del Duero en 1665, la que cuidó y restauró el entonces sacerdote coadjutor Marcos Lorenzo, hasta el nacimiento de la cofradía en 1669,  aunque no es hasta 1680, a petición de la cofradía, cuando se instaura la fiesta cada domingo anterior al Corpus, por bula papal de Inocencio XI.

La Virgen del Amparo de Mieza se representa en una talla más conocida bajo el nombre de la Virgen de la Leche. Cuatro años después de su aparición en el Duero como consecuencia de alguna riada por tierras de la meseta, comienza en Mieza la veneración a la Virgen del Amparo, aunque no es hasta 1680, a petición de la cofradía, cuando se instaura la fiesta cada domingo anterior al Corpus por bula papal de Inocencio XI.

Fotos: Julio Fernández

  • Las cerezas de Mieza muestran ya un óptimo grado de maduración