“Hay bastante menos forraje que el año pasado, se podría decir que hasta la mitad”

Ángel Luis Fernández, de El Campo de Peñaranda, explica que está segando casi toda la labor

Desde San Isidro y durante la primera quincena de junio se están realizando las siegas de cereal en verde destinado a forraje. Principalmente se destinan avenas a este fin, y en algunos casos trigos, según las informaciones ofrecidas por el agricutor Ángel Luis Fernández de El Campo de Peñaranda, quien a su vez forma parte de la Mesa de Cereales de la Lonja de Salamanca como parte vendedora.

“Estoy segando casi toda la labor, en función de si revuelve o no revuelve seguimos segando o no”, anotaba el lunes tras la realización de la cotización de los cereales y forrajes de la semana. Precisamente el lunes se empezaron a cotizar los forrajes en verde. El precio es superior al del inicio de la pasada campaña. La Mesa de Cereales fijó en 100 euros por tonelada el forraje de avena, en 125 la veza henificada y en 175 la alfalfa.

Esta subida de precios viene producida porque “la alimentación en los animales puede ir vía grano, pienso, o vía forraje. El grano está parado -debido a su alto precio, por lo que- el ganadero está tirando de forraje”, explica Ángel Luis. Hay una cuestión fundamental, y es que “el maíz se está poniendo insoportable en el consumo entonces el ganadero busca otras alternativas”, razona este profesional. Además, por otro lado la cosecha no es como la pasada y “hay bastante menos que el año pasado, te podría decir que hasta la mitad”, calcula.


En cuanto al forraje que se recoge en la provincia de Salamanca, “lo más común son avenas, trigos también se demandan, raigrás hay menos, y vezas también”, detalla. Luego esta última “se puede hacer en pura, cuando no va mezclada con gramínea, con avenas, trigo o con el rebrote del cereal anterior”, describe Ángel Luis. Aunque esto  la propia limpieza del forraje, hace oscilar el precio que finalmente acuerden comprador y vendedor.

En el forraje se busca principalmente “verdor”, y la cosecha del mismo se realiza a demanda del comprador, pues hay ganaderos que prefieren alimentar a su ganado con forraje con grano o sin él. Ángel Luis pone como ejemplo que para las vacas de leche prefieren veza en flor, mientras que para las de campo quieren que tenga grano.

Otro forraje que el agricultor siega en varias ocasiones durante la campaña es el de alfalfa, tanto en regadío como en secano ya se realizó un primer corte, y ahora “si llueve en las de secano se dará el segundo corte”, anota este agricultor.