Igea advierte que el descenso de dosis recibidas “obliga a ralentizar nuestro ritmo de vacunación”

Se han recibido 150.000 unidades menos en la segunda quincena de mayo con respecto a la de abril y “las segundas dosis están en peligro”

Francisco Igea, portavoz de la Junta

La recepción  de vacunas en Castilla y León ha ido disminuyendo, según destacaba el portavoz de la Junta, Francisco Igea, ya que en la primera quincena de abril se recibían más de 243.000 dosis y 372.000 en la segunda, mientras que en mayo han sido 264.000 en la primera quincena y 223.000 en la segunda.

“Son 150.000 dosis menos en la segunda quincena de mayo con respecto a la de abril. Las segundas dosis están en peligro y nos obliga a ralentizar nuestro ritmo de vacunación”, sentenciaba.

En este sentido, volvía a defender que “no vacunamos por número de habitantes sino por sectores de riesgo”, ya que el reparto por empadronados supone que Castilla y León solo reciba el 5%.

Por otra parte apuntaba que el 80 o 90 % de los vacunados con la primera dosis de AstraZeneca en la Comunidad pedirán la segunda de esta marca. Además, resaltaba su preocupación por el incremento de contagios en menores de 65 años, “aunque los hospitales siguen rebajando su presión”.

La Junta de Castilla y León prevé que todas las provincias de la Comunidad bajen al nivel 2 en la desescalada la próxima semana si se mantiene la buena evolución de los datos, aunque, como ha señalado el vicepresidente, Francisco Igea, se advierte un aumento de casos entre la población más joven que ya se esta estudiando.


Igea ha señalado que el descenso se aprobará previsiblemente en el Consejo de Gobierno del próximo jueves y ha reconocido que se ha notado un descenso "importante" en el número de casos entre la población ya vacunada, es decir, los mayores de 65 años, mientras que se registran aumentos en el segmento de población más joven.

Para Igea esta situación era "esperable" dada la acción de la campaña de vacunación y la relajación de medidas. No obstante, ha advertido que la afección por COVID-19 entre la población más joven "preocupa" a la Junta, por el momento no se ha traducido en una saturación en hospitales.

"Queremos observar con atención antes de tomar ninguna otra medida", ha avanzado Igea, quien ha insistido en esperar una semana para analizar la evolución.

Por último, Igea ha explicado que la desescalada se hará por provincias, aunque ha explicado que la buena evolución de todas ellas hace indicar que en una semana todas se sitúen por debajo de los 150 casos por 100.000 habitantes, por lo que se prevé un descenso de todas ellas a la vez.