Las notas del Salamanca UDS

El periodista Carlos Cuervo puntúa el año de los del Helmántico después de conseguir la permanencia en Segunda RFEF

El Salamanca UDS se abraza / Lydia González

El periodista Carlos Cuervo puntúa el año de los del Helmántico después de conseguir la permanencia en Segunda RFEF. Las notas están marcadas en función del descenso, el rendimiento de cada uno y la importancia que tuvieron desde el principio de curso o su llegada en el mercado invernal. 

Javi Benítez: 8. Un seguro bajo palos. Le dio seguridad al equipo y llegó a cosechar cinco partidos seguidos sin encajar gol. Tuvo mejores compañeros de viaje en la defensa que Javi Jiménez y Dani Barbero, pero rindió bien después de no haber jugado en la primera parte del curso en el filial del Getafe. Acierto de Lolo. 

Mike Barba: s.c. Empezó la campaña como portero del filial y acabó siendo el suplente de Javi Benítez en el primer equipo. Aprendió mucho, un buen profesional, aportó en el día a día. Gran tipo. 

Anderson Arroyo: 8’5. Un avión por la banda derecha. Un futbolista muy joven y con mucha proyección, por lo que acabará en categorías superiores. No pudo jugar al inicio de Liga por papeleos, luego actuó como extremo y se consagró como lateral diestro o central. Muy difícil retenerle.

Nacho López: 6’5. El héroe del derbi ante Unionistas en la segunda vuelta y el hombre que compitió con una fractura completa de costilla. Empezó flojo y terminó bastante acertado como titular en el flanco derecho de la defensa. Un lateral curtido y cumplidor. 

Iván Casado: 8. Un central como la copa de un pino. Le dio muchísima tranquilidad al equipo, pero las lesiones le dejaron KO en la segunda fase y lastraron su paso por el equipo. Sano es un animal. 

Sergio Ayala: 8. Otra buena incorporación en el mercado invernal. Formó una pareja de baile de nivel con Iván Casado y Leo Sepúlveda.

Leo Sepúlveda: 7. Por fin vimos a la perla de la cantera en acción. El norteamericano puso los pies en el suelo y se asentó en la Segunda B. Quedarse con él sería una delicia.

Kristian Álvarez: 4. Dio lo que pudo. Siempre será un tipo duro y dicho hecho conlleva a una condena en determinadas ocasiones. No fue del agrado excesivo de sus técnicos. 

Fran Delorenzi: 3. Decepción absoluta. Vino con un cartel de promesa y la primera vuelta y su mala relación con Lolo Escobar le pasaron factura. Con Sergio Ayala e Iván Casado habríamos visto a otro Fran Delorenzi seguro.

Alfonso Candelas: 8. Un gladiador. Incansable. Tres goles para poner el broche a un curso en el que tuvo altibajos por no contar un relevo que le diera un respiro. Disputó prácticamente todo. Jugador para estar en Primera RFEF junto a otros compañeros.

Luis Martínez: 5. Poco se le puede reprochar al chaval. Entrenó siempre con el primer equipo y no desentonó cuando le tocó salir al verde. 

Antonio Amaro: 9. Nunca vi mejor al capitán. La salida de Sergio Egea fue un soplo de aire fresco para él y se creció con Lolo Escobar. Merece una mejora de contrato. 


Sergio Molina: 9. Capital para el equipo charro. Un talentazo, comprometido con la causa y luchador como pocos. Futbolista de una división superior.

Fer Llorente: 9’5. El mejor del equipo. Debilidad personal. Pichichi siendo centrocampista con siete goles, por lo que igualó la campaña más anotadora de su trayectoria profesional. Que se quede sería una gesta. 

Jorge Mora: 3. Es el que más calidad tiene dentro de la plantilla, pero solo con eso no basta y hay que exprimirse más. Inició fuerte el campeonato y se diluyó.

Luis Télles: 6’5. Seguramente sea una de las pocas pegas que le ponga a Lolo Escobar. El azteca mereció más minutos. Hombre de club, profesional intachable y con calidad.

Javi Navas: 8’5. Me van a permitir ustedes la licencia, pero ¡qué huevos tiene Javi Navas! Abandonó Unionistas en enero por no tener minutos y dio el salto al eterno rival. La jugada le salió redonda y ofreció una versión top. Su lunar siempre serán las lesiones, a pesar de que sano es un crack. 

Álex Camacho: 7’5. Una de las llegadas que no hace ruido por nombre y termina funcionando. Me recuerda al Santi Luque de la 2018/2019. Marcó tantos gordos.

Puma Chávez: 8. Si el mexicano metiera la mitad de las que tiene, igual estaba en Segunda División. Salió apañada su incorporación para lo que podía haber sido por su estilo de vida. Un loco para bien y para mal.

Uxío da Pena: 6. No voy a suspender a un tío tan grande. Muchos no lo entenderán. Su paso por el club no tiene palabras por todo lo que dio. Él y los demás somos conscientes de que no vivió su mejor año. Hubo demasiadas cosas dentro y fuera del campo que le marcaron, pero se despidió con gol y una ovación del Helmántico. Hace falta más gente como él. 

Ernest Ohemeng: 4. Me da mucha rabia que el ghanés no tuviera una buena actuación en Liga. Lo que demostraba en los entrenamientos no le salía en los partidos. Me parece que es el tipo de futbolista al que le irán las cosas mejor cuando se vaya de la entidad charra.

Juancho López: 7’5. Lolo Escobar creó mucho hype con su llegada y en ocasiones se pudo apreciar que el colombiano tiene grandes cualidades, pero las lesiones impidieron que se viera todo su potencial. 

Lolo Escobar: 10. San Lolo Escobar. El hombre milagro. Y no voy a decir más. 

Directiva: 3. Otro mal año a sus espaldas. Lo único que espero es que hayan aprendido de los errores y den continuidad al proyecto de Escobar con jugadores conocedores de la categoría y alguna guinda al pastel que venga de fuera.