De los fiascos de Lovato a la proeza de Escobar

El redactor jefe de SALAMANCA AL DÍA, César García Hernández, analiza esta convulsa temporada del Salamanca UDS que tuvo un final feliz aunque abierto

Celebración de uno de los goles de la última jornada de liga para el Salamanca UDS. Foto de Lydia González

Lo reconozco, soy uno de esos que en diciembre pensaba que el Salamanca UDS se iba de cabeza a la 3ª RFEF. Y la verdad, daba por bueno el descenso, si servía para que Manuel Lovato tirase la toalla y dejase el club en manos de gente más seria y profesional, que retomase el proyecto, casi desde cero, pero con criterios coherentes y no con bandazos y caprichos que, al final, solo sirven para generar inestabilidad en la plantilla y malestar permanente en los aficionados.

Sin embargo, el patrón mexicano sorprendió en el mercado de invierno al dar el visto bueno a los cinco refuerzos de jugadores con experiencia en la 2ªB y la contratación de un joven entrenador que enamoró a la hinchada por su profesionalidad, su ejemplar dedicación, su ambición y su capacidad para ‘resetear’ a un equipo que estaba hundido en todos los aspectos.

A partir de ahí, todos conocemos el desenlace. El Salamanca pasó de ser el pelele de la categoría a un conjunto competitivo, difícil como rival y, finalmente, respetado. Resumido en una frase parece sencillo pero es toda una proeza que siempre agradeceremos a Lolo Escobar, que resucitó a un muerto.

Y eso que por el camino se encontró todo tipo de obstáculos. Primero el punto de partida (la herencia deportiva de Egea y Dueñas, es decir, 7 derrotas en 8 partidos), después el reiterado problema de los impagos (que siempre afecta a la motivación y el bienestar de jugadores y del resto del personal) y, por si fuesen pocos problemas, para rematar, el lamentable estado del césped del Helmántico, que perjudicó al equipo y parece que tenía relación con años de facturas pendientes a los jardineros. Enésimo ejemplo de la mala gestión de la entidad.


Por todo eso, no es de extrañar que los aficionados estén enamorados del entrenador que, contra viento y marea, ha culminado una espectacular remontada, con la que el club blanquinegro ha evitado el doble descenso. Si a pesar de esto, Lovato no lo tiene claro y no ve lo obvio, esto es, que el proyecto 2021-22 tiene que partir de la continuidad de Lolo Escobar, apaga y vámonos.

Si el empresario mexicano tiene otros planes, puede hacer lo que quiera porque él pone el dinero, aunque por lo visto en estos cuatro años, lo hace  tarde y mal, como muestran las denuncias por impagos que se conocen. Pero también es verdad que los salmantinos están hartos de temporadas agónicas, decepciones constantes y decisiones estrambóticas. Es decir, de ser el hazmerreír para los que disfrutan con los fracasos del Salamanca UDS.

Por ello, si persiste en sembrar inestabilidad con sus delirios de grandeza, que pueden tener buena intención pero han sido un cúmulo de fiascos, solo conseguirá que las históricas gradas del Helmántico se vayan quedando vacías. ¿Será tan tonto como el niño que tiene un buen juguete y lo acaba rompiendo, porque no sabe usarlo?

César García Hernández                                                                                                                                  Fotos de Lydia González