El Fueru de Barruecu (I): Barruecu, sitiu cravi del oesti salamanquinu

Un de lus fautoris cravi que marcorin la historia’l mediu rural salamanquinu, juorin lus Fuerus medievalis que lus reyis lionesis diorin a dalgunus puebrus, criandu jurisdicionis siñorialis, y quitánduli territoriu a las cabezas de diócesis y a las grandis ciudáis d’antoncis.

Ni q’icir tien q’ena Alta Edá Media, esas grandis cabezas de jurisdición en el norti salamanquinu eran Salamanca y Ledesma, tenindu esta última el dominiu la parti ucidental (incluindu Barruecu), dendi que’l rey Fernandu II li diesi Fueru a Ledesma l’añu 1161, criandu un alfoz propiu que lindaba col entavia mozu Reinu de Portugal.

Tampocu quepi ulvidar que la criación d’esti conceju, unía a la ristauración del antigu obispáu de Calabria en Ciarrodrigu (tamién por me’l rey Fernandu II), endivindu el conceju y obispáu de Salamanca pol oesti, degeneró ena rigüelta de la ciudá salamanquina contra’l rey, col que las melicias d’esi conceju tuvun una batalla enus campus de la Valmuza, saliendu con vitor las fuercias rialis, perviviendu con ellu el conceju ledesminu.

Amás d’esu, pa finalis del sigru doci, Barruecu era una de las prazas polas que luz obispáus de Salamanca y Zamora tinían ciscu, ya que dambus percuraban que Barruecu, Encinasola, Yecla o Saldiana juesin de la su diócesis. Esti problema se rindiú pal añu 1185, sin arramar sangri, cuandu llegorin a un acuerdu dambus obispus pol que quedorin delimitás de forma crara la lindis entri luz obispáus salamanquinu y zamoranu.

Daquella, Barruecopardo, conocíu por “Barruecu” o “Barrueco” ena palra’l puebru llanu, era pocu menus q’una aldeína dependenti’l conceju ledesminu (por baju’l que pasorin a quear tolus puebrus ramajerus y riberanus dendi’l añu 1161). A móu de curiosidá, respeutu del nombri de Barruecu, hay q’añidir que vien de q’anda situáu por baju d’un berruecu, el “Tesu’l Castillu”, dendi’l que se tien control de güena parti l’entornu, que haz las vecis de castillu roqueru, tandu nun encravi en el que, sigún las crónicas antiguas, hubu un castillu por cima la defensa natural de las peñas, jaciendu más emportanti entavia el sitiu.

Pur otru láu, golviendu pal tema d’enantis, si en Salamanca nu almitiorin que’l su términu menguasi pol oesti en favor de Ledesma y Ciarrodrigu, lu ledesminus tamién retusorin que’l rey diesi Yecla de Yeltes al Arzobispáu de Santiagu de Compostela, lu que tuvu comu risultáu que li diesin juegu a Yecla, sin asperar a uyir laz esplicacionis del rey, queandu asína abandoná la q’hoy se conoz comu “Yecla la Vieja”, encimentandu’l rey el nuevu puebru de Yecla un cachín más pabaju, fuera ya de las murallas l’antigu castru vetón, que poblorin hasta antoncis lus yeclensis.

Mas si en Ledesma nu tomorin bien el pasu de Yecla a Santiagu, la dispusición fue bien distinta con Barruecu, que diba desapartase de Ledesma por mandáu rial pa ser un siñoríu, sin que se rachasin las vestiúras lu ledesminus, sabidoris que quiciás era mejor tomalu c’una miajina pacencia y temprar lus niervus antis que dir a la griesca y acabar comu las melicias salamanquinas ena Valmuza. De jechu, dendi Ledesma rubricorin la separación de Barruecu “in honore seniore nostro rege domno Fernando et filio suo rege domno Alfonso”.

D’esta manera, tóu quedaba encamináu pa que Barruecu, comu cabeza de siñoríu, tuviesi’l su Fueru, y a cuenta’l que diba ser el su Siñor, Armengol d’Urgel, acabaría por convertise nun puebru ondi fuá legal un de lus Fuerus más ralus del antigu Reinu de Lión, mezcra de lus testus legalis lionesis colas costumbris del Condáu d’Urgel. Mas aquestu lu escubriremus pocu a pocu en semanas vinientis.