La España que imagina Sánchez: +IMPUESTOS +PARO +RUINA

 Puestos a soñar, me imagino  al salir de esta pesadilla, encontrar a España sin Sánchez, ni comunistas, ni delincuentes políticos, y que cada uno viaje como le plazca, vaya a donde quiera, y si le apetece… ¡que se ponga de chuletón hasta las trancas! ¡Ah!, y que en el 2050 sigan en la cárcel los etarras y los secesionistas.

Sé que la pesadilla se parece  a un chiste de Gila, renovado, en plan ciencia ficción. Sánchez no concreta nada, dice que en 2050 (a buenas horas mangas verdes) habrá un paro del 7%, ni  gran Pinocho se creería esa tasa de paro en la Piel de Toro. Además ¿quién es el gobierno para decirme si voy a comer  más o menos carne,  imponer la eliminación del avión, -que no del Falcon- para  trayectos de menos de 2,5 horas y obligarme a comprar coches eléctricos que a día de hoy no valen para nada y te dejan, por su precio, sin los renales? También quiere 191.000 inmigrantes al año hasta 2050 y a poder ser 250.000, se le olvidó en sus ensoñaciones, que en España hay 5 millones de parados ¿para que quiere a inmigrantes? Me lo explique presi. ¡Ya!   La respuesta puede ir por otros derroteros, resultar productivo contratar un 25% de emigrados que trabajen de forma irregular, sin contrato y salarios de llanto.

Que nadie piense que a Sanchez se le ha ido la olla; el camino a seguir lo tiene muy planificado, la cuestión es saber que cantidad de dolor, sangre y muerte  nos costará a los españoles sus desvaríos narcisistas, desea transformar una sociedad libre y democrática en una dictadura socialista totalitaria que rinda culto a un  líder plenipotenciario, vamos, al más puro estilo norcoreano.  Esto está llegando al borde del profundo abismo. ¡Cuántas veces me pregunto si el desgobierno y su Presidente se creen dioses!  No, señores, ustedes al igual que yo solo somos humildes mortalillos, con la diferencia qué unos tienen   ideas paranoicas y otros vemos la realidad tal qué.  Sánchez me recuerda a una amiga  de la juventud, debía 10 veces  más de lo poco que tenía, pero todas las semanas me pedía asesoramiento para hacer testamento a favor de sus tres sobrinos.

 En nuestras manos, está seguir menguando cada día nuestro poder adquisitivo y la libertad o mandarlos a hacer puñetas. Terminamos con el sanchismo y este  -como el monstruo de las galletas- se traga nuestra democracia, nuestro Estado de Derecho y nuestro bien primordial “libertad”

Me queda el consuelo de desear  que sean globos sonda o la verborrea del que no sabe que puede hacer a  fin de mantenerse diariamente en el candelero.