Las Arribes al día

El sector del turismo rural protesta a las puertas de la Junta por la incidencia de la gestión de la pandemia en sus negocios

Bajo el lema ‘Por un turismo rural seguro y económicamente viable’, trabajadores y propietarios de alojamientos rurales ponían de manifiesto su descontento por las medidas aplicadas en la actual desescalada
luciendo una gran pancarta en la que se podía leer “Vuestra gestión, nuestra perdición. Dejadnos trabajar”

Empresarios del sector del turismo rural se han concentrado este domingo a las puertas de la Junta de Castilla y León, en Valladolid, para protestar por la gestión de la pandemia, luciendo una gran pancarta en la que se podía leer “Vuestra gestión, nuestra perdición. Dejadnos trabajar” en clara alusión a las medidas aplicadas por el Gobierno regional durante la nueva desescalada.

Esta convocatoria, realizada por la plataforma SOS Turismo Rural y bajo el lema ‘Por un turismo rural seguro y económicamente viable’, trabajadores y propietarios de alojamientos rurales ponían de manifiesto su descontento “contra el agravio comparativo que se está realizando desde la Junta de Castilla y León, principalmente con las restricciones de aforo y núcleos de convivencia, mucho más drásticas que en los domicilios particulares”, señalan desde este colectivo.

Como ejemplo de lo anterior, desde SOS Turismo Rural recuerdan que “un grupo de seis personas ‘no convivientes’ pueden comer dentro de un local en un restaurante sin mascarilla en una misma mesa en nivel de alerta 4, luego podrían pernoctar sin problema en una vivienda particular o en un hotel, pero no podrían alojarse en nuestras casas rurales y viviendas de uso turístico”.

Asimismo, denuncian diferencias entre las distintas comunidades autónomas en el establecimiento de normas, por lo que la plataforma exige igualdad de condiciones en todos los ámbitos para el sector, pues aseguran que “las reservas se discriminan a favor de las CCAA donde menos limitaciones se exigen en este momento”.

Las principales reivindicaciones que exige la Plataforma SOS Turismo Rural Castilla y León se centran en la necesidad de revisar las nuevas limitaciones de aforo en esta desescalada, que se establecen actualmente en “ocho plazas el máximo de ocupación de los alojamientos rurales”, independientemente del número de habitaciones o de los metros cuadrados de la capacidad alojativa que la Consejería de Turismo les concedió en su inscripción; así como que se elimine el límite también máximo de dos grupos de convivencia estable. Todo ello teniendo en cuenta que esta limitación de convivientes se exige durante todos los niveles de alerta, hasta el 1 inclusive, requisito que no se establece para ningún otro sector, ya sea alojativo, de ocio o de restauración.