Comienza la temporada de cerezas en Alfândega da Fé: Mercadillo de la Cereza, excursiones y visitas guiadas

Durante seis fines de semana consecutivos, del 8 de mayo al 13 de junio, tienen lugar las actividades de la ‘Festa da Cereja’

Llega la campaña de cerezas y la comarca portuguesa de Alfândega da Fé se llena de iniciativas para mostrar el que constituye uno de sus motores productivos, la cereza, que ha servido de espoleta para desarrollar otras actividades económicas a su alrededor, particularmente, la agroindustria y el turismo.

En este concejo del nordeste trasmontano siempre hubo muchos frutales, entre ellos, cerezos, favorecidos por el clima de los valles abrigados entre montañas y la fertilidad de los abundantes recursos hídricos. Fue a partir de los años sesenta, cuando la construcción de varios embalses y la visión estratégica de un ingeniero agrónomo natural de la región, revolucionaron la concepción tradicional de la agricultura y promovieron el cultivo de cerezos, que se extendió a lo largo de más de 300 hectáreas.

Los años ochenta y noventa supusieron la época dorada para la producción de cereza en Alfândega da Fé y, tras el declive temporal que le sucedió, se ha recuperado con vigor durante los últimos años, apoyada por nuevas sinergias público-privadas.

En una tierra donde la agricultura y la agroindustria ligadas al vino, el aceite y a los frutales soportan el peso de su economía, la cereza es la reina entre todos ellos, se erige en símbolo e imagen de marca de Alfândega da Fé dentro del país y de cara al mundo.

Alfândega da Fé es una de las tres mayores regiones productoras de cereza en Portugal, junto con Fundão (Beira Baixa) y Resende (Douro). Está situada en plena Terra Quente Trasmontana y su climatología aquí es aliada en la obtención del preciado fruto rojo.

Mercadillo Cereza&Co

Del 8 de mayo al 13 de junio, durante seis fines de semana consecutivos tiene lugar el Mercadillo de la Cereza y los Productos Locales, presencialmente en el Jardín Municipal y online todos los días.

Respetando todas las normas sociosanitarias actualmente vigentes, se ha adecuado el espacio para volver a celebrar este año el evento al aire libre, que es más que una iniciativa comercial, pero ahora, además, está ampliamente apoyada en una tienda online. La Plataforma Cereja&Co  sirve para vender los mejores productos agrícolas del concejo, constituyendo un gran escaparate para mostrar también los alojamientos, restaurantes y patrimonio de Alfândega da Fé.

Este ciclo de eventos alrededor de la cereza supone el mayor festival de todo el año en Alfândega da Fé e incluye Fines de Semana Gastronómicos, actividades acuáticas en los Lagos do Sabor, paseos en BTT, rutas de senderismo, visitas guiadas por el patrimonio local y por los cerezales, así como la Media Maratón de la Cereza.

La Mesa en Alfândega da Fé

En tierra de agricultores, las costumbres culinarias y sociales están vinculadas con las campañas de cosecha. Aunque los frutales son protagonistas de los cultivos (olivos, viñas, cerezos, melocotoneros, almendros,…) el centeno sigue teniendo su importancia. La recogida de los frutos y la siega de cereales eran épocas de intenso trabajo en el campo, donde toda la familia y vecinos participaban en una tarea que se encaraba colectivamente. En esas duras jornadas, ya con bastante calor, la Sopas das Segadas eran el plato refrescante y nutritivo para reponer fuerzas.

Actualmente, en versión tradicional o replanteada, las Sopas das Segadas continúan siendo marca de la cocina de esta comarca trasmontana. Se trata, en realidad, de una ensalada refrescante a base de bacalao desmigado y huevo duro, a la que a veces también se le añade patata cocida, aliñados con aceite trasmontano virgen extra, vinagre de cereza y ajo.

Otros platos típicos son el cabrito asado, la posta (entrecot de ternera), los rojões (de carne de cerdo) o la alheira (embutido a base de pan y diversas carnes) y otros embutidos, junto con los quesos de cabra y oveja.

El Vale de Vilariça, entre la Serra de Bornes y el río Sabor, -afluente del Duero-, queda inserido en la D.O. Vinho do Douro, y permite a los vinos del concejo asumir esta significación, así como el concejo asume parte de la esencia duriense dentro de su esencia trasmontana.

El chef Marco Gomes, natural de Alfândega da Fé, es uno de los grandes defensores de la cereza y otros productos trasmontanos, a través de sus restaurantes, de los programas televisivos de cocina donde participa y en su labor como profesor en diversos centros de formación en hostelería.

Fines de Semana Gastronómicos (sujetos a reserva previa aquí):

15 y 16 mayo: Rojões con castaña y patata.

22 y 23 mayo: Alheira trasmontana asada con patata cocida y grelos.

29 y 30 mayo: Posta de ternera trasmontana.

5 y 6 junio: Jabalí estofado con patata cocida y verduras

12 y 13 de junio: Sopas tradicionales das Segadas.

Actividades al aire libre en la temporada de cerezas

Hay varias rutas señalizadas en el concejo, algunas lineales y otras circulares con diferente grado de dificultad, con la particularidad de que muchas de ellas trascurren por paisajes y altitudes diversas, desde los apenas 200 metros hasta los 1.200 de las cumbres de la Serra de Bornes, atravesando pomares de cerezos, olivares, campos de cereales o tierras de pastos. Desde las cimas alcanzamos a ver una amplia panorámica en días claros, como la Serra do Marão al oeste, la Serra da Estrela al sur e incluso las cumbres de la Sierra de Francia y Béjar al sureste.

No obstante, para la Festa da Cereja de este año, se han programado actividades específicas alrededor de la naturaleza, visitas guiadas y deporte.

Entre los caminos para pasear, se incluye la Ruta de los Buitres, que trascurre por los paisajes en alto desde donde se vislumbra la plancha de agua de los Lagos do Sabor.


El domingo 30 de mayo hay un paseo circular en BTT que recorrerá la Serra da Gouveia, pasará por los Lagos do Sabor y el pueblo de Cerejais para volver al punto de partida, donde habrá una recompensa gastronómica.

Para el primer fin de semana de junio la animación de naturaleza estará en los Lagos do Sabor, donde refrescarse y realizar paseos en canoa.

El domingo 13 de junio se pone el colofón con la prueba deportiva más exigente de este ciclo de eventos, la Media Maratón de la Cereza.

Habrá visitas guiadas por la villa de Alfândega da Fé, situada en una colina, para conocer su patrimonio material el sábado 29 de mayo.

En los años setenta, unos agricultores que cavaban la tierra dieron el aviso de un hallazgo que después se confirmaría como una necrópolis romana, situada cerca del pueblo de Vilarelhos.

La laguna del río Sabor, en el embalse del Baixo Sabor, se ha convertido en uno de los puntos más demandados por los visitantes, por sus amplias vistas, su playa fluvial y los deportes náuticos. 

Sierras de media altitud, valles y colinas cultivados entremezclándose con bosque de castaños y los espejos de agua de varios embalses son las vistas más potentes de esta comarca del nordeste portugués. El parque eólico instalado en las cumbres provee de energía a varios concejos de la región.

Un dato curioso que corrobora la importancia que históricamente tuvo la cereza en este concejo portugués es que uno de sus pueblos se llame Cerejais

El sueño de un ingeniero que transformó el paisaje trasmontano

El ingeniero agrónomo Camilo de Mendonça, natural del pueblo alfandeguense de Vilarelhos, en pleno Vale de Vilariça, en los años sesenta ideó la construcción de varios embalses en la comarca así como la mejora en el cultivo de los cerezos, que ya eran abundantes en la zona, con un punto de vista innovador y muy acertado en cuanto a lo que podría llegar a suponer este frutal para esta zona del país.

Ello supuso que en las décadas siguientes la plantación de cerezos se extendiese abundantemente por la comarca; una “mancha” continua de cerezos, la mayor de la península ibérica en aquella época. Durante los años ochenta y noventa, la cereza de Alfândega da Fé alcanzó su máximo esplendor, sobre todo, cuando parte de la producción iba destinada a la confección de los famosos bombones Mon Chéri.

Posteriormente, la rentabilidad bajó y algunos productores abandonaron el cultivo de cerezos en favor de otros, pero desde hace unos años se ha apostado por la vuelta a este frutal que ya es imagen de marca del concejo, aplicando nuevas técnicas, mejorando los pomares, efectuando nuevas plantaciones e incentivando a los nuevos productores. La consecución de la certificación IGP (Identificación Geográfica Protegida) también ha supuesto un gran impulso para la cereza de Alfândega da Fé.

Actualmente, la Cooperativa Agrícola de Alfândega da Fé aglutina a la mayoría de productores de cereza, a la que se suman otros 15 productores. En total, cosechan unas 150 toneladas anuales. Las variedades más cultivadas son la Burlat, Earlise, Summit, Sunburst, Lapins, Van y la Sweetwearth.

Desde la Cooperativa vigilan que se mantenga la calidad de la cereza, con calibres superiores a 24+. La mayoría de frutales tienen unos 13 o 14 años y están situados dentro del perímetro de aprovechamiento hidroagrícola de Alfândega da Fé.

Las propiedades únicas de la Cereza de Alfândega da Fé han hecho surgir otros negocios a su alrededor ligados a la transformación de la cereza. Es el caso del vinagre de cereza, cada vez más demandado.

Alfândega da Fé es un concejo situado en el nordeste trasmontano y, dentro de éste, en la denominada Terra Quente Trasmontana. Tiene unos 6.000 habitantes entre los 12 ayuntamientos que lo conforman, siendo la mayor localidad la capital del concejo, Alfândega da Fé, donde viven unas 2.000 personas. Se trata de una comarca eminentemente agrícola y, últimamente, también está abriéndose poco a poco al turismo, principalmente agroturismo, turismo gastronómico y de naturaleza.

La fe y la Reconquista cristiana

El topónimo Alfândega da Fé está vinculado a las batallas entre musulmanes y cristianos durante la época de la Reconquista en Portugal. La zona se situaba en la periferia de ambos reinos.

Cuenta la leyenda que esta plaza fue ganada al emir Abdel-Alí por los Cavaleiros das Esporas Douradas, con intercesión de la Virgen, que iba resucitando a los caídos en la batalla ungiéndoles con un bálsamo. A partir de ahí, se construyó en su honor el Santuario de Balsamão, uno de los muchos templos aquí existentes, tantos que hay una Rota das Capelas en el concejo. Y la comarca recibió el nombre de Alfândega de la Fe.

Desde Salamanca capital, hay unos 180 km hasta Alfândega da Fé y la mejor opción es ir por Ledesma hasta Miranda do Douro y a partir de ahí, coger la IC5 a Mogadouro y Alfândega da Fé. Se tarda unas dos horas. La carretera IC5 portuguesa es muy cómoda.

Desde la comarca de Las Arribes, se puede llegar a través del embalse de Almendra, Fermoselle, Bemposta y Mogadouro.

Visitas guiadas gratuitas con previa reserva en el +351 279 462 739/ +351 279 460 020 o en turismo.alfandegafe@gmail.com

Más información en www.cereja.co.pt