Los nuevos límites de velocidad en ciudad reducirán el precio del seguro, si disminuye la siniestralidad

El historial de siniestralidad es uno de los factores principales que tienen en cuenta las aseguradoras a la hora de calcular el precio

Viandantes pasan al lado de una señal que indica la limitación de la circulación a 20 km/h en una calle de Madrid. Foto A. Pérez Meca - EP

Los nuevos límites de velocidad en las ciudades españoles podrían acarrear una disminución del precio del seguro de los vehículos si a la larga disminuye la siniestralidad, según apunta el comparador de seguros Acierto.com.

Desde el pasado 11 de mayo, la velocidad máxima en vías urbanas es de 50 kilómetros por hora, siempre que tengan dos o más carriles por sentido de circulación. En calles de un único carril por sentido, de 30 km/h, mientras que en vías con una plataforma única de calzada y acera es de 20 km/h.

Entre las ventajas de la medida que ha resaltado la Dirección General de Tráfico (DGT) se encuentra la reducción del riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello. Acierto.com también ha destacado que una reducción de la velocidad disminuirá a su vez la gravedad del resto de lesiones de los accidentes e incluso la posibilidad de que ese incidente se produzca.

"El cambio nos dará más tiempo para reaccionar y acabará evitando muchos accidentes a largo plazo, algo todavía más importante si tenemos en cuenta que las distracciones se encuentran detrás del 30% de los accidentes mortales, y que ir más despacio nos deja más margen de actuación", ha subrayado la compañía.


Acierto.com ha asegurado que todas estas cuestiones podrían acabar influyendo a medio plazo en las pólizas del seguro, ya que el historial de siniestralidad es uno de los factores principales que tienen en cuenta las aseguradoras a la hora de calcular el precio.

Según su lógica, si un conductor tiene menos accidentes, tendrá un perfil de conductor de menor riesgo, algo que podría verse plasmado en una reducción de la prima. "Pero también es importante la gravedad de estos partes", ha añadido.

En este caso, el nuevo reglamento también influirá, ya que la DGT estima que gracias a estos nuevos límites se reducirá hasta un 80% el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello. También podrá variar la asistencia en carretera, ya que al someter al coche a menos estrés podrían evitarse averías.