Regreso a las playas portuguesas con las mismas normas que en 2020

Distancia entre usuarios, aforo controlado, higiene reforzada y mascarilla en algunos espacios. La aplicación ‘Info Praia’, el mejor instrumento para la información del bañista

Playa de Pedrógrão (Leiria)/ Fotos: MARTÍN-GARAY

Tras el Consejo de Ministros celebrado el 29 de abril, el primer ministro portugués, António Costa, hizo públicas las medidas de la última fase de desescalada que está viviendo el país, después de un confinamiento de casi tres meses de duración. Esta última fase incluye el fin del estado de emergencia y el paso al estado de calamidad, que contempla menos restricciones, así como la reapertura de la frontera terrestre con España, que tuvo lugar el 1 de mayo.

Entre otros aspectos tratados en su comparecencia, el primer ministro Costa se refirió al inminente inicio de la época de playa en la costa portuguesa. En este ámbito, Costa afirmó que las normas que regirían durante este segundo verano en pandemia serían básicamente las mismas que el año pasado, establecidas según las recomendaciones de la Dirección General de Sanidad (DGS) en colaboración con la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA).

Al remitirse el primer ministro a dichas normas sin más concreción, enseguida surgió la duda sobre si la mascarilla sería o no obligatoria en el arenal de la playa. En el verano de 2020 en Portugal aún no era imperativo el uso de mascarilla en la vía pública, sino que lo era solo en espacios cerrados, pasando a ser obligatoria en exteriores a partir del 28 de octubre pasado.

La ministra de la Presidencia, Mariana Vieira da Silva, vino a aclarar la cuestión tras el último Consejo de Ministros celebrado el jueves 6 de mayo, cuando mencionó que “no será necesario el uso de mascarilla en el arenal”. En esa comparecencia, confirmó las palabras del primer ministro Costa en cuanto a que se mantendrían “ampliamente” las reglas del año pasado, aunque no habrá tantas restricciones en lo relativo “a la actividad deportiva en el arenal o a la utilización de algunos equipamientos de ocio en las playas”.

Sin más precisión por el momento sobre las medidas concretas a seguir, de las palabras del primer ministro y de la ministra de Presidencia, se entiende que en las playas portuguesas regirán básicamente las normas del año pasado.

Normas en la playa aplicadas en Portugal en 2020:

  • Al caminar por la orilla, el paseo marítimo o las pasarelas se respetará una distancia mínima de 1,5 m y se circulará por la derecha.
  • Siempre que sea posible, habrá pasillos diferenciados para la entrada y la salida a la playa. No está permitido acceder al arenal descalzo.
  • En la arena y en el mar se guardará igualmente una distancia de 1,5 m con otros usuarios no pertenecientes al mismo grupo.
  • Habrá 3 m de distancia, como mínimo, entre sombrillas, toldos o barracas de playa. Se alquilarán preferiblemente solo por la mañana (hasta las 13:30 h) o por la tarde (a partir de las 14:00 h) por un grupo de cinco personas como máximo.
  • Estarán disponibles las sillas anfibias para personas con movilidad reducida.
  • El deporte practicado de forma individual estará permitido. Asimismo, podrán practicar o tomarse clases de surf, vela u otros deportes náuticos junto con otras personas, aunque con reglas de distanciamiento y numerus clausus.
  • En las cafeterías y restaurantes de playa será obligatoria la mascarilla, tanto en la terraza como en el interior, así como acceder calzados, desinfectarse las manos y mantener distancia. Igualmente para el acceso y uso de baños públicos, vestuarios y otras instalaciones de playa.
  • Podrán usarse las duchas y lavatorios de pies, que estarán sometidos a una limpieza reforzada varias veces al día.

 

Además de estas reglas, en 2020 no estuvieron disponibles ciertos equipamientos de playa, como toboganes o barcas de pedales, infraestructuras que, a tenor de las declaraciones efectuadas por la ministra el pasado 6 de mayo, este año sí podrían usarse. En 2020 tampoco estuvieron permitidas las actividades deportivas en grupo practicadas en el arenal, como jugar al fútbol o a las palas. Según lo adelantado por la ministra, este año sí podrían realizarse.

El incumplimiento de las normas podrá ser sancionado tanto por la Policía Marítima como por la Policía Municipal, que estarán más presentes en las playas. Los socorristas podrán informar, ayudar al cumplimiento y advertir, pero no fiscalizar.

Aforo en tiempo real

Al igual que el año pasado, uno de los pormenores más importantes para disfrutar de las playas portuguesas será conocer en todo momento el aforo de la playa en la que nos encontramos o a la que pretendemos acudir. Tal como el verano pasado, podemos acceder a esta información a través de la página web de la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA), o utilizar la aplicación Info Praia, de la misma entidad.


Una vez en la playa, la señalética elegida en 2020 para indicar el aforo se basaba en unas banderas triangulares, que este año han aumentado la capacidad que indican: Verde (Ocupación Baja, 1/2 o menos del aforo), Amarilla (Ocupación Elevada, hasta 2/3 del aforo) y Roja (Completa, mas de 2/3).

Las autoridades portuguesas recomiendan informase a través de Info Praia antes de ir a la playa y preferiblemente elegir aquellas con baja ocupación, vigiladas y con control de calidad. La policía podrá desalojar y cerrar la playa que incumpla las reglas de aforo.

Playas con mayor aforo en la costa portuguesa continental después de aplicar la normativa Covid:

Norte: Matosinhos (Oporto), 8.300 personas y Aguda (Vila Nova de Gaia), 5.700.

Centro: Praia de Barra (Ílhavo), 11.800 y Praia de Mira (Mira), 11.200.

Oeste y Región de Lisboa: Nazaré, 17.100 y Fonte da Telha (Almada), 14.500.

Alentejo: Praia de Tróia (Grândola), 3.500 y Praia de Ouro (Sesimbra), 3.000.

Algarve Occidental: Meia Praia (Lagos), 11.000 y Praia da Rocha (Portimão), 8.800.

Algarve Oriental: Monte Gordo (Vila Real de Santo António), 14.800 y Praia de Faro (Faro), 12.600.

La capacidad máxima es calculada por la APA conforme las dimensiones de la playa, las mareas y las normas básicas de distanciamiento físico marcadas por la DGS. Según estos criterios, Portugal tiene una capacidad playera total para 830.000 personas.

El aforo es calculado solamente en relación a las playas concesionadas, no en las ‘playas salvajes’, donde regirán las normas básicas anti-covid por todos conocidas, como distanciamiento físico, etiqueta respiratoria, desinfección frecuente de manos y mascarilla cuando proceda.

Este año, Portugal cuenta con 12 playas más con Bandera Azul. Son 372 en total, 330 costeras y 42 fluviales. Entre las costeras, el Algarve se posiciona en primer lugar, con 87 playas con este distintivo. En cuanto a las fluviales, la región Centro acumula 27 del total de playas fluviales con Bandera Azul del país.   

Cautela y mismas reglas, al menos, hasta finales de verano

El ejecutivo portugués espera alcanzar la denominada “inmunidad de grupo” a finales del tercer trimestre de este año. Hasta ese momento, se mantendrían las actuales normas. Con todo, el primer ministro Costa adelantó que habría una revisión del conjunto de reglas sociosanitarias a finales de mayo, cuando se espera que toda la población mayor de 60 años esté vacunada.

A día de hoy, según las autoridades sanitarias, el 30% de la población habría recibido una primera dosis de la vacuna y el 13% tendría la vacunación completa.

La incidencia acumulada continúa bajando y hoy 11 de mayo se sitúa en 54 casos por cada 100 mil habitantes, siendo el índice de transmisibilidad de 0,92. Hay 257 personas hospitalizadas con Covid-19, 71 ingresadas en unidades de cuidados intensivos. A pesar de esta mejoría, Portugal acomete una reapertura con mucha cautela.

Desde el sábado 1 de mayo y conforme las limitaciones que impone el actual estado de calamidad, los restaurantes, cafeterías y pastelerías pueden recibir grupos de hasta seis personas en el interior y diez en terraza, pudiendo permanecer abiertos hasta las 22:30 h todos los días. Las tiendas y centros comerciales podrán abrir hasta las 21:00 h los días hábiles y hasta las 19:00 los fines de semana y festivos.

“De momento, tenemos que continuar todos con la disciplina de la mascarilla, higiene, distanciamiento y evitar a toda costa contactos innecesarios”, aseveró António Costa al anunciar el fin del segundo estado de emergencia decretado en el país por causa de la pandemia, que ha estado en vigor durante casi seis meses.

  • Playa de Matosinhos y nuevo terminal de cruceros del puerto de Leixões (Oporto)
  • Playa de Pedrógão (Leiria)