Béjar al día

Controversia por el proyecto de la Diputación para llevar agua de Navamuño a la Sierra de Francia

Mientras el Portavoz Popular considera que la Diputación trata de dar una alternativa a los municipios descontentos con la mayoría absoluta de Béjar, la Alcaldesa opina que se quiere echar a Béjar de la Mancomunidad

Vista del embalse de Navamuño

La Diputación de Salamanca cuenta con una subvención de 14 millones de euros de la Junta de Castilla y León para llevar a cabo un macroproyecto que abastecerá de  agua a la Sierra de Francia llevándola desde el embase de Navamuño. La captación se prevé que se realice con una canalización directa hasta Miranda del Castañar que luego se desvíe hasta los diferentes municipios de esa comarca.

En varias reuniones mantenidas entre el Ayuntamiento de Béjar,  el Diputado de Medio Ambiente y técnicos de ese departamento, se llegó al acuerdo de ampliar la actual potabilizadora de Béjar para evitar hacer una nueva que requeriría de más permisos debido a las figuras de protección del medio natural, que dificultarían su construcción.

Según declaraciones de la Alcaldesa de Béjar, la Diputación acepta ampliar la potabilizadora de Béjar y propone construir desde allí una tubería paralela a la actual que lleva el agua a la ciudad y a los 24 pueblos de la Mancomunidad de Aguas Embalse de Béjar. Esta tubería mucho más ancha que la actual llegaría hasta el depósito de Fuentebuena, que también se ampliaría con los fondos de la subvención, consiguiendo con este proyecto de aproximadamente millón y medio de euros, una mejora en el servicio de agua de toda la Mancomunidad.

La controversia se plantea porque según Elena Martín Vázquez, la Diputación pone como condición que Béjar salga de la Mancomunidad Embalse de Béjar, “podríamos seguir utilizando el agua pero luego nos facturaría la mancomunidad al precio que ellos establezcan, que no va a ser el que tiene ahora”.


El Portavoz Popular, Alejo Riñones, considera un despropósito tratar de “embarrar” el proyecto de la Diputación de Salamanca, ya que Béjar no necesita a la Mancomunidad, porque todas las actuales infraestructuras pertenecen a la ciudad. Riñones ha explicado en el pasado Pleno del mes de abril que no se trata de que la institución provincial trate de que Béjar se marche de la Mancomunidad, sino de dar una alternativa a aquellos municipios pertenecientes a ella que desde hace años se muestran disconformes con que Béjar tenga la mayoría absoluta en las decisiones que se adoptan en su seno. Según el Portavoz Popular lo que la Diputación les dice a los municipios descontentos es “yo no puedo deshacer la Mancomunidad, ni le puedo quitar la mayoría a la ciudad de Béjar, si protestáis tenéis la oportunidad de iros con la de la Sierra de Francia”.

Riñones manifiesta que el agua de la Mancomunidad de Béjar es la más barata de España, y considera que los municipios que se benefician de ello deberían estar agradecidos del servicio gratuito que les han proporcionado los bejaranos durante todos estos años en los que ellos no han tenido una red suficiente, ya que el dinero que se ha estado pagando, que se acerca a millón y medio de euros, lo tiene la propia Mancomunidad Embalse de Béjar.