Las Arribes al día

El Camino de Hierro echa a andar y supera todas las expectativas de afluencia

Durante los dos fines de semana de apertura se ha cubierto el aforo cada día, incluso con turistas durante los días laborables, lo que ha repercutido en beneficio de los negocios de la zona

El diputado provincial de turismo Javier García, hace un balance muy positivo de este inicio de la ruta Camino de Hierro, en vía férrea de La Fregeneda, desde su inauguración el pasado 23 de abril. En cuanto a venta de entradas, repercusión e interés informativo de los medios de comunicación, Javier García aseguraba que “se han sobrepasado las mejores previsiones”. Por ello, el diputado responsable del área de Turismo se mostraba “muy contento y muy colmado, no solo por la jornada inaugural sino por el desarrollo de los primeros días. “Todas nuestras expectativas se han superado”, y aseguraba que en el primer fin de semana de mayo, también se había cubierto el aforo de 300 personas diarias. Incluso entre semana, “estamos teniendo en torno a 30 personas cada día”.

Sobre la repercusión que ha supuesto el Camino de Hierro en la zona, Javier García aseguraba que “más difícil que llegar en ocasiones es mantenerse”, por lo que apostó por “darle una dimensión al proyecto”, en breve, con la creación de baños fijos y la ampliación de la zona de aparcamiento. Durante los dos fines de semana transcurridos desde la apertura del trazado para senderistas, el diputado ha estado in situ observando todas las etapas y puntos estratégicos del recorrido para tener información de primera mano, “también en los negocios de la comarca, y me consta que las pernoctaciones han sido bastantes y que van a ser más a partir de ahora, incluso en fines de semana normales”, por lo que anima a la inversión privada a que apueste por esta comarca, y que “la gente que reside en la comarca sean embajadores y prescriptores de la marca Camino de Hierro, porque al final redundará en los negocios de la comarca”, a la vez que señaló como fundamental desarrollar un “pensamiento turístico”.

Asimismo, destacó su sorpresa al observar en las terrazas de bares situados en la travesía de Lumbrales con gente aún con los chalecos de Camino de Hierro, dándole un colorido “como si fuera a disputarse una final de fútbol, incluso me consta que hay negocios de hostelería y restauración que se han visto sobrepasados el fin de semana pasado a la hora de las comidas”.

Sobre la posibilidad de variar horarios y otros aspectos organizativos, el diputado de Turismo fue contundente al asegurar que “hay un modelo de gestión y el Camino de Hierro está donde está y se tarda en recorrer lo que se tarda. Tenemos un proyecto único por sus propias características y por lo que puede generar, un proyecto tractor, generador de economía y no vamos a ser nosotros los que lo vayamos a capar. El  modelo de gestión está pensado, y no solo por una persona, y aparte de lo que está representando y redundando en beneficio de los negocios de la comarca, es que en ciertas épocas modificar los horarios generaría informaciones contrarias al propio Camino de Hierro por las dificultades que supondría su recorrido”, manifestaciones con las que hacía referencia a la época estival y a las altas temperaturas que se registran en la zona: “Debemos evitar morir de éxito”, sentenciaba.

Maqueta de la vía, en La Fregeneda

La Fregeneda ofrece la posibilidad de ver una interesante maqueta de la vía férrea La Fuente de San Esteban-Barca d’Alva. Cedida por su autor, Félix Torres, la maqueta es una reproducción a gran escala de las 10 estaciones, los 13 puentes y los 20 túneles que jalonan los 77 kilómetros de esta vía.

La sala de la planta alta del colegio, donde está expuesta, ha sido acondicionada por Santiago Fernández como el ‘Túnel 21’, “un añadido” a los 20 túneles del Camino de Hierro.

“El Camino de Hierro es una muy buena oportunidad para La Fregeneda y La Fregeneda va empezar a ofrecer a los visitantes otros recursos que tenemos”, manifiesta el alcalde, Manuel Alonso. “Estamos preparando otros proyectos, como la apertura de la antigua almazara como museo, y la exposición de un lagar de aceite”.