Igea advierte de un posible “trasvase” de incidencia entre comunidades autónomas tras el 9 de mayo

Insiste en pedir “prudencia” a los ciudadanos de Castilla y León, ya que el Estado de Alarma decae en un momento en el que nueve comunidades se encuentran en alerta “máxima”

Igea y Quiñones antes de la rueda de prensa del Consejo de Gobierno

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha advertido de un posible "trasvase" de incidencia de casos de coronavirus a la Comunidad procedente de regiones limítrofes al incrementarse la movilidad y eliminar los cierres perimetrales con el fin del Estado de Alarma el próximo domingo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta ha recordado que la incidencia acumulada a 14 días en Castilla y León es de 175 casos por cada 100.000 habitantes, sin embargo en autonomías limítrofes como el País Vasco o Madrid las incidencias alcanzan los 478 casos y los 329 respectivamente.

Con estos datos, Igea ha considerado que "lo más probable es que se produzca un trasvase de incidencia al incrementarse la movilidad", por lo que ha llamado al conjunto de la población a mantener la prudencia, cumplir las medidas higiénicas y la distancia de seguridad. "Cuanta más movilidad mas transmisión, que se acabe el Estado de alarma y que no pase nada, eso no puede ser", ha señalado.


En cuanto a la situación sanitaria de la Comunidad el vicepresidente ha destacado que se ha registrado un descenso "lento" pero "continuado" de casos de Covid-19 en la Comunidad con una incidencia a 14 días de 175 casos por cada 100.000 habitantes y de 80 a siete días. Además, ha detallado una caída de casos entre mayores de 60 años como consecuencia del avance de la campaña de vacunación.

Así, Igea ha insistido en pedir "prudencia" a los ciudadanos de Castilla y León, ya que el Estado de Alarma decae en un momento en el que nueve comunidades autónomas se encuentran en alerta "máxima", algo, a su juicio, "incongruente" y que es "responsabilidad" del Gobierno que ha adoptado una actitud "negligente".