Los problemas que causa el uso de mascarilla a la voz: ¿cómo evitarlos? 

Entre los consejos para hacer un buen uso de la voz con la mascarilla,es fundamental controlar el volumen y evitar forzar la voz para sentirse escuchado
Varios grupos de personas con mascarilla paseando por la ciudad

El uso de mascarillas nos lleva a forzar la voz, por lo que conviene seguir un serie de consejos para evitar disfonías y otros trastornos de la voz, tal y como aconsejan desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología. Las mascarillas son indispensables para evitar contagios por Covid-19, por lo que hay que aprender a cuidar la voz mientras tengamos que seguir usándolas. 

Entre los consejos para hacer un buen uso de la voz con la mascarilla, los especialistas destacan la importancia de controlar el volumen y evitar forzar la voz para sentirse escuchado. Todo esto, además de repercutir en la capacidad respiratoria, puede tener consecuencias para las cuerdas vocales y causar molestias como ronqueras o disfonías.

Para facilitar la escucha y la comunicación con el uso de mascarilla sin dañar la voz, es necesario respirar de forma cómoda y calmada, sin utilizar el aire residual y sin sensación de ahogo, vocalizar bien y hablar claro y lento para evitar tener que repetir.


Asimismo, para evitar el carraspeo por una garganta reseca al llevar la boca tapada, es aconsejable tragar saliva y estar bien hidratado para no realizar movimientos fuertes o violentos.

Se recomienda descansar la voz haciendo períodos de silencios de 15-20 minutos 2 o 3 veces al día, limitar en la medida de lo posible el uso del teléfono, y no hablar más de 4 horas seguidas ni cantar más de 2. Estos cuidados son aún más necesarios en profesionales como los profesores, locutores de radio, cantantes, actores, teleoperadores e incluso en los profesionales sanitarios. 

También se aconseja evitar las aglomeraciones, sobre todo para reducir las posibilidades de contagio, pero también para evitar hablar gritando por el ruido. Además, se debe huir de ambientes secos, cargados de humo o polvorientos para proteger las cuerdas vocales.