En junio se instalará la estructura de la nueva pasarela sobre el río entre Huerta Otea y los barrios trastormesinos 

Tendrá un uso peatonal y ciclista, el presupuesto es de 1,4 millones de euros, y se encuentra entre la prolongación del paseo Lunes de Aguas y la calle Juan Ruíz Peña

Visita del alcalde, Carlos García Carbayo, a las obras de la pasarela de Huerta Otea. Foto de Guillermo García

El Ayuntamiento de Salamanca construye una nueva pasarela peatonal y ciclista sobre el río Tormes, entre la prolongación del paseo Lunes de Aguas y la calle Juan Ruíz Peña, para mejorar la conexión entre los barrios trastormesinos y Huerta Otea con una inversión de 1.488.482,54 euros.

El alcalde, Carlos García Carbayo, ha destacado hoy durante una visita a los trabajos, retomados tras la paralización impuesta por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) durante el periodo invernal, que las obras entran en su recta final para que la nueva pasarela esté abierta al público durante el próximo otoño.

Construidos durante el estiaje anterior el estribo de la margen derecha (en Huerta Otea) y la cimentación mediante pilotes de las 4 pilas, actualmente se están ejecutando los alzados del estribo de la margen izquierda (junto a los huertos urbanos) y se continúa con la fabricación de la estructura metálica en taller.

A partir de junio, se procederá a la colocación de los mástiles de las pilas y toda la estructura atirantada hasta completar una pasarela con una longitud de 167 metros, distribuidos en cinco vanos con un ancho útil de 5 metros, y una pendiente longitudinal variable, situándose el punto alto en el centro de la pasarela. La sección transversal estará formada por dos vigas cajón laterales de 66 centímetros de ancho y 79 de canto, de acero y forma trapezoidal.

La nueva pasarela dispondrá de cuatro pilas en el cauce del río, en forma de V, con un travesaño superior situado a media altura que permite dar apoyo al tablero a través de aparatos de apoyo de neopreno zunchado. Dichas pilas, que se elevarán sobre la rasante 5,25 metros, servirán además como punto de anclaje de los tirantes.

Transformación del río Tormes en un espacio de oportunidades


García Carbayo resaltó la importancia de esta pasarela, pues hasta ahora no hay ninguna comunicación entre ambas márgenes del Tormes al oeste del puente de la Universidad hasta llegar a las dos pasarelas de la antigua y nueva impulsión de aguas residuales de la margen izquierda, que se sitúan a unos dos kilómetros aguas abajo y que también son ampliadas con la EDUSI Tormes+ para mejorar la movilidad peatonal y ciclista.

Debido al desarrollo urbanístico de Huerta Otea, con un constante crecimiento de población y la creación de residencias urbanísticas, esta pasarela evitará la actual barrera que supone el río. De esta forma, configura al Tormes como espacio de oportunidades, creando un gran corredor ecológico fluvial integrado en la estructura urbana de la ciudad, de acuerdo a las directrices de Savia, la estrategia de infraestructura verde para hacer de Salamanca una ciudad más saludable. Al mismo tiempo, se equilibran las oportunidades de desarrollo y de calidad de vida entre los diferentes barrios de la ciudad.

Adicionalmente, este proyecto está relacionado con el nuevo parque de 100.000 metros cuadrados y 617 huertos urbanos en la zona de Salas Bajas, facilitando su acceso, además de conectar los corredores verdes de ambas márgenes del río, un proyecto pendiente del visto bueno de la CHD, y con los nuevos carriles bici que interconectarán Buenos Aires, Tejares, Los Alcaldes y Chamberí con el resto de la ciudad.

Este proyecto está enmarcado en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi) Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto en torno a 24 millones de euros, cofinanciados por los fondos FEDER y el Ayuntamiento de Salamanca, gracias a las políticas de cohesión de la Unión Europea. Esta estrategia tiene como objetivo principal la integración del río y sus riberas en el conjunto de la ciudad, buscando al mismo tiempo la mejora de las condiciones socioeconómicas y la calidad urbana de los barrios trastormesinos.

Fotos de Guillermo García