Las Arribes al día

Cerca de 800 personas reciben la vacuna anticovid en Aldeadávila y Barruecopardo

En ambos puntos se produjeron algunas aglomeraciones debido a que muchas personas acudían con demasiada antelación respecto a la hora asignada, así como a un ligero retraso en el inicio de la vacunación

Cerca de 800 personas, unos por primera vez y otros por segunda ocasión, recibían la vacuna anticovid en Aldeadávila y Barruecopardo, jornada que comenzaba a las 10.00 horas y en la que estaban llamadas personas, nacidas entre 1942 y 1951, residentes en una docena de localidades pertenecientes a la Zona de Salud de Aldeadávila.

En el caso de Aldeadávila de la Ribera, acudían a la vacunación 400 residentes en las localidades de Aldeadávila de la Ribera, Corporario, La Zarza De Pumareda, Cerezal de Peñahorcada y Mieza. Y en el caso de Barruecopardo, acudían a este punto 385 personas residentes en las localidades de Barruecopardo, Saucelle, Vilvestre, Villasbuenas, El Milano, Saldeana Y Barreras.

En ambos puntos de vacunación se produjeron aglomeraciones, principalmente debido a la impaciencia de muchos que acudían con demasiada antelación a la franja horaria asignada a cada año de nacimiento, así como consecuencia de un ligero retraso en el inicio de la vacunación.

Esto originó cierto malestar entre los llamados a vacunar y empañó en algún modo el excelente trabajo de los equipos sanitarios, siempre con un trato ejemplar hacia el público, con mucha paciencia y demostrando una gran  profesionalidad. También cabe destacar el trabajo realizado por los empleados municipales de ambas localidades, que permanecieron en todo momento pendientes de la organización de las colas.

El desarrollo de la vacunación en los pabellones de deportes de sendas localidades facilitó el proceso, especialmente porque el amplio espacio de espera de observación, tras la inoculación de la vacuna, facilitaba que el proceso se realizara sin esperas y de forma ininterrumpida por causa de estar completo el aforo asignado para esta función, como sucedía durante la jornada en que la que se decidió vacunar en los centros de salud, o como en el caso de Barruecopardo, sin espacio adecuado en el interior para este propósito.