Mejor aprendamos cosas de fútbol de un futbolista

               Higuaín, futbolista argentino, le contó al periódico “La Nación” cómo ha cambiado su vida en Miami. Fichó por el Inter Miami, con David Beckham como jefe, a sus 33 años. Y reflexiona detalladamente con cuestiones del fútbol. “Acababa de llegar al Real y estábamos en una cena institucional cuando les dije a mis viejos y a mi hermano Nicolás que íbamos a salir campeones. Me trataron de loco, quedaban cinco meses de competición y estábamos muchos puntos abajo. No sé todavía por qué, pero también se me ocurrió decírselo a Beckham… y también se rió. ¿Y qué pasó? Fuimos campeones. Hace un tiempo se lo comenté a David y se acordaba: “Es verdad, es verdad…”, me decía. Salimos campeones en una de las ligas más mágicas que me tocó ganar”. 

                  “Ese primer año en Real Madrid yo no hablaba mucho. Imagínate, era tímido… que es algo que se perdió ahora. Yo no veo que los pibes de 19 ó 20 años vean a uno de 33 y se quedan obnubilados. Yo los miraba y me quedaba obnubilado ante Beckham, Roberto Carlos, Casillas, Raúl, Cannavaro o Ronaldo, antes de que se fuera… Yo tenía una vergüenza, ni abría la boca, ni iba a la camilla de masajes, nada…” Efectivamente, eso puede estar ocurriendo todavía a pesar de que pensemos que la juventud actual le “echa más morro” a las cosas.

                  “Puedes tener toda la plata del mundo, pero pagas un precio muy alto… a tus amigos de toda la vida los ves poco y nada, y a tus padres los ves poco y nada”. Se cumple aquí lo de vivir en jaula de oro. (…) “Aquí (Miami) la gente por las calles no te juzga porque fallaste o metiste un gol. Y lo mismo sucede con la prensa. Entonces, vivo tranquilo. Algo que buscaba. Algo nuevo para mí. Ahora voy y hago la cola como cualquiera, volví a ser una persona normal aquí. Por momentos te choca, pero por momentos digo “qué bueno, porque es lo que quería vivir”. Estoy muy contento porque soy feliz. Feliz con la decisión que tomé”. Vemos ahí uno de los precios que hay que pagar cuando se está en la élite. “Yo jugué en Madrid, en Nápoles, en Juventus, en Milán, en Chelsea, de nuevo en Juventus y vas compartiendo tus cumpleaños con compañeros distintos, las Navidades con compañeros distintos, y a tus amigos de toda la vida los ves poco y nada, y a tus padres los ves poco y nada… Te tienes que comer el maltrato de la prensa, el maltrato de los hinchas…”

                  (…) “Hace algunos años que ni los medios ni los hinchas te juzgan futbolísticamente, sino si estás gordo, si estás flaco, si estás pelado… Me pelé y me dejé la barba larga y me convertí en noticia, pero nadie se pregunta cómo estaré futbolísticamente. Te pelas y eres noticia”. (…) “Ahora ya estoy más allá, estoy más allá de la crítica, del atosigamiento, pueden decir lo que quieran. Antes me dolía, no voy a negarlo, no sería sincero negarlo, he sufrido y la he pasado mal. Pero digamos que desde la llegada de mi hija, que va a cumplir 3 años, ella me fue cambiando un poco mis sensibilidades”. 

                  (En Argentina) “Con el tiempo van a valorar más lo que hice, no tengo ninguna duda, pero ninguna. Pero todavía es reciente, habrá que dejar pasar el tiempo y ya se valorará”. (…) “Hasta el 2014 en Argentina fui el mejor número 9 del mundo, y después de Alemania se acabó todo”. (…) “Si fui el futbolista que más jugó con los dos, entonces fui el que más entendió a los dos. Entender a Cristiano y entender a Messi…, el problema no es de ellos, el problema es tuyo. Si yo fui el que más jugó con ellos, es porque entendí a la perfección a los dos. Sabía qué les gustaba, qué no les gustaba, cómo se sentían más cómodos, cómo se sentían más incómodos”.