Medio centenar de policías de Castilla y León se especializa en violencia de género, doméstica, sexual y protección a las víctimas

Una de las claves es que transmitan "seguridad, calma y confianza" a las mujeres que denuncian, para que se sientan "arropadas y seguras"

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, junto al el jefe superior de Policía en Castilla y León, Juan José Campesino. Foto DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

Casi medio centenar de policías se especializa en violencia de género, doméstica, sexual y protección a las víctimas, a través de un curso de formación que se celebra en la Delegación del Gobierno y han inaugurado este lunes el delegado, Javier Izquierdo, y el jefe superior de Policía en Castilla y León, Juan José Campesino.

Se trata de parte de los miembros de las UFAM, Unidades de Familia y Mujer, 121 funcionarios en total, repartidos por toda la geografía de la Comunidad, que luchan contra la violencia doméstica, de género y sexual en lo que se refiere a las infracciones penales en este ámbito, a excepción de los delitos que impliquen la utilización de las nuevas tecnologías, que pasan a manos de las unidades específicas en esta materia, con las que se coordinan.

Las UFAM son herederas de los originales Servicios de Atención a la Mujer, creados ya hace casi 30 años en la Policía Nacional y brindan una respuesta especializada, integral y personalizada a las víctimas, han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

Son competentes en materia de prevención, investigación y protección a las víctimas de violencia de género, para lo que adecuan las medidas de protección acorde al riesgo estimado y velan por el cumplimiento de las medidas judiciales de protección acordadas por la autoridad judicial y fiscal.

Las UFAM se encuadran dentro de la Comisaría General de Policía Judicial a nivel Centralizado UFAM Central y en las brigadas provinciales y locales de Policía Judicial a nivel descentralizado y se ocupan tanto de la investigación de los delitos como de la protección de las víctimas, siendo competentes, además, para la dirección de las actuaciones en las que se encuentren implicados menores de edad.

A lo largo del año 2020, las UFAM han llevado a cabo más de 2.100 actuaciones en materia de violencia de género y contra la libertad sexual, con un nivel de eficacia próximo al cien por cien y la detención de más de 1.400 personas.

Los datos de Castilla y León sobre violencia de género muestran casi 3.000 víctimas en el sistema VIOGEN, de los cuales Policía Nacional hace un seguimiento del 50 por ciento, mientras el resto de casos activos los vigilan Guardia Civil y policías locales.


En 2020 se presentaron más de 4.700 denuncias de un total de 56.000 desde 2009, con más de 17.400 órdenes de protección dictadas, y desde 2007 se han registrado más de 40.000 llamadas al 016. Las víctimas mortales en Castilla y León desde 2003 han sido 53.

APOYO POLICIAL

En la inauguración del curso, el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, ha agradecido el trabajo realizado por estas unidades y la eficacia de sus actuaciones, y ha pedido a los miembros de las UFAM que mantengan el trato que sabe que dispensan a las víctimas cuando llegan a las unidades, que les transmitan "seguridad, calma y confianza" a las mujeres que denuncian, para que se sientan "arropadas y seguras" del paso que están dando, "uno de los más difíciles que tengan que dar en su vida".

Además, el delegado ha incidido en que se trata así de evitar "su segunda victimización durante un momento de valentía ímprobo en el que deben sentirse lo más amparadas posible".

El objetivo, ha señalado, es conseguir sacar a la luz la "violencia soterrada", puesto que sólo el 15 por ciento de las víctimas mortales había presentado denuncia contra sus agresores el año pasado.

Izquierdo ha recalcado que, desde que tomó posesión del cargo, ha insistido siempre en la importancia de luchar, desde la sociedad, desde la política y desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, contra tres tipos de delitos en especial que dañan especialmente la convivencia: los delitos de odio, los de trata de personas, y los delitos de cualquier tipo de violencia sobre las mujeres.

En este sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de la protección a las víctimas, el rechazo unánime de la sociedad y la implicación de todas las administraciones, de lo que da ejemplo la firma de 64 convenios de colaboración de Policía Nacional y Guardia Civil con las policías locales para implicarse en la gestión del sistema VIOGEN, y por tanto, en el seguimiento de los casos de violencia de género, que ha recibido un importantísimo impulso en el último año.