Ningún día cualquiera

Ayer al venir del pueblo recogíamos escoba blanca, amarilla y cantueso para poner un ramo en el salón. Qué oportunidad reconocer las plantas con sus múltiples aplicaciones.

Hablar con mi madre o mi suegro de la muerte desde un nosotros. Yo he adelantado unos veinte años esos pensamientos y no tiene por qué ser triste o bloqueante. Depende de creencias o dedicación a los demás.

Mientras veo a mis hijas en la flor de la vida y rezo por ellas . También me excedo un poco de mi trabajo por colaborar en la  igualdad de  oportunidades  para  los chicos de protección, los inmigrantes, …

Después de asistir a un partido de baloncesto de mi hija, a una luxación de rodilla de una compañera y a ver un partido épico de Nadal. El whassap echaba humo y era de nuevo uno de los primeros chicos.  Con treinta y ocho años habiendo pasado por la cárcel, enganchado a la droga y totalmente desesperado. Innumerables veces, infinitas oportunidades y parece que nada logró sanar las heridas de una infancia inocente.

Se rompe el corazón cuando habla  de sus pocos días felices.

Auditorías de calidad, miles de protocolos , nuevas casas nuevas niñas y niños desprotegidos, multiplicación de recursos y parece que nunca se llega a todos. Es el cariño incondicional  de la familia la mejor medicina y sustituirlo o complementarlo no es posible para todos.

Mientras vivo esto escucho de fondo a los frívolos políticos hablar de la violencia hacia ellos,  haciéndose las víctimas unos y otros, con infinidad de privilegios inmerecidos. Fascismo , comunismo, capitalismo y todos cómplices del aumento de la desigualdad.

¿ Cuántas víctimas inocentes cada día?. Los mensajes de odio y la desinformación de la realidad despersonalizada en ideas llevo a los holocaustos y sigue haciéndonos cómplices a todos del futuro de los más jóvenes.

Muchos ya hemos vivido lo suficiente. No destruyamos el porvenir de las nuevas generaciones que deben ser mejores.

Me gustaría vislumbrar con mayor claridad el después de la muerte. Ojalá pudiéramos tener un mensaje tranquilizador y certero.

De momento toca hacer lo mejor en esta vida en la misión que tenemos encomendada. Pensar más en los otros y menos en nosotros mismos puede ser un ejercicio saludable.

Empecemos la semana con la sensibilidad suficiente hacia los que nos rodean.