Cartas de los lectores

La empresa Berkeley Minera y sus “presiones inaceptables”

Uno de los carteles de la Plataforma Stop Uranio en la provincia de Salamanca

La comparecencia del Presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, Josep Maria Serena i Sender, en la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso de Diputados nos ha dejado claro que la empresa Berkeley Minera y sus acólitos han ejercido unas presiones inaceptables sobre un organismo regulador encargado de la protección radiológica y la seguridad nuclear de nuestro país.

También sabemos que la decisión que se tome sobre la Autorización de construcción de la planta de procesamiento de uranio de Retortillo se va a demorar unos meses más, pues de las 11 áreas del CSN implicadas en la realización del informe final aún faltan por finalizar su parte correspondiente tres áreas de ese organismo, y una de ellas acaba de recibir la información facilitada por la empresa, por lo que la decisión que se tome no va a ser inminente.

El Presidente del organismo regulador también se ha quejado de la injerencia de la Junta de Castilla y León en la labor del CSN por medio del antiguo Director General de Energía y Minas, Sr. Ricardo González Mantero. Ha tenido que recordar el Sr. Serena que el CSN no toma decisiones políticas, sino que su labor se limita a cuestiones de protección radiológica y seguridad nuclear en las que la toma de decisión se basa únicamente en cuestiones técnicas.

En esa comparecencia el Presidente del Consejo de Seguridad Nuclear ha recibido el apoyo del Grupo Plural (Inés Sabanés), de Unidas Podemos (Juantxo López de Uralde) y del Partido Socialista (Germán Renau). Mientras que el representante del Partido Popular, J. Alberto Herrero, ha cuestionado la tardanza en la toma de decisión del organismo regulador y los diputados de Vox, primero el Sr. Requejo y luego la Sra. Borrás, han sido los más críticos con la labor del CSN, reproduciendo, como les ha recordado el representante del PSOE, las soflamas que viene manteniendo desde hace tiempo la empresa minera: 94 millones de euros invertidos y 120 permisos otorgados.

El Presidente del CSN ha mantenido en su comparecencia que la demora en la toma de decisión de ese organismo sobre la planta de Retortillo se debe en gran medida a la insuficiente o deficiente documentación presentada por la empresa y en la tardanza en subsanar esas carencias, lo que está prolongando en el tiempo la decisión final que se tome sobre la autorización de construcción de la planta.

Ante las insinuaciones de politización del organismo vertida por los representantes de VOX y del Partido Popular, el Presidente del Consejo les ha recordado que los altos cargos de ese organismo que tienen elevar al Pleno la decisión final sobre la planta, Secretario General y Directora Técnica de Protección Radiológica, fueron nombrados por el Partido Popular, por lo que no se puede acusar a los Consejeros actuales de sectarismo cuando aún no han intervenido directamente en la toma de decisión.

En Stop Uranio agradecemos la postura de los partidos políticos que han defendiendo la honestidad e independencia del CSN y han criticado la actitud de la empresa minera, recordando el Sr. Renau (PSOE) la procedencia de los directivos Berkeley y su vinculación con el escándalo de la empresa URAMIN, junto con la vorágine especulativa de esta empresa en el negocio bursátil. Inés Sabanés ha dejado claro que los fines que persigue la multinacional australiana son cobrar una indemnización millonaria de las arcas del Estado, mientras que Juantxo López de Uralde se ha quejado de la labor de consultoría que ha ejercido el CSN tras relatar su presidente que se han reunido en 40 ocasiones con la empresa minera. Estos dos intervinientes también han recordado que este proyecto es incompatible con la decisión tomada en el Congreso de Diputados al aprobar la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que prohíbe la minería de uranio en nuestro país.

A los representantes del VOX y Partido Popular les recordamos la fuerte oposición social que hemos mantenido durante una década contra este proyecto radiactivo, visibilizada en múltiples manifestaciones o concentraciones, en las que hemos dejado claro nuestra postura contraria a reabrir la minería de uranio en Salamanca.

Plataforma Stop Uranio