Los partidos políticos condenan el ataque con una bomba incendiaria a la sede de Podemos en Cartagena

Pese a la condena generalizada no han faltado las críticas entre políticos por situaciones similares en el pasado

La sede de Podemos en Cartagena (Murcia) ha sufrido esta madrugada un ataque con material explosivo, según han denunciado el secretario general del partido, Pablo Iglesias, y el diputado de la formación morada por la Región, Javier Sánchez Serna.

"Esta noche la extrema derecha ha ido un paso más allá y ha atacado la sede de Podemos Cartagena con material explosivo", ha advertido Sánchez Serna.

El diputado lo ha publicado en un tuit acompañado por un vídeo en el que se aprecia cómo arrojan un artefacto inflamable a la sede de Podemos en la ciudad portuaria.

"Hace unos meses PP y VOX se negaron a apoyar una declaración de condena por el último ataque", según Sánchez Serna. "Malditos sean los que blanquean el fascismo cada día", concluye. 


El presidente del Gobierno autonómico y del PP regional, Fernando López Miras, ha expresado su "más absoluta condena y repulsa" ante el ataque sufrido por la sede de Podemos en Cartagena.

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha tachado de "terrorismo callejero" el ataque con material explosivo a la sede de los 'morados' en Cartagena y ha acusado al PP de "dar aire a los violentos" al añadir 'peros' a la condena de los hechos.

El candidato ha publicado un mensaje en sus redes sociales en el que ha instado a "los dirigentes de la derecha política y los referentes de la derecha mediática" a que "rectifiquen y condenen, de una vez y sin matices" esta acción de "terrorismo callejero".

La secretaria general de Ciudadanos (Cs), Marina Bravo, ha condenado el ataque con explosivos contra la sede de Podemos en Cartagena (Murcia) producido esta madrugada.

En un mensaje de su perfil de Twitter, Bravo ha expresado su "rotunda condena a este ataque" y ha añadido que las expresiones violentas "nunca son justificables" ni tampoco son una forma de manifestar discrepancias.