Las Arribes al día

Arribes, siempre por descubrir 

Las Arribes aúna todos los ingredientes para disfrutar del turismo de interior en todas las épocas del año, recursos turísticos para todos los gustos

Castro de las Merchanas en Lumbrales

Aunque el nombre de Arribes, en la provincia de Salamanca Las Arribes, estaba asociado a los municipios de la antigua comarca histórica de La Ribera, el nacimiento en el año 2000 del Parque Natural Arribes del Duero fue el origen también del nacimiento de un nuevo territorio asociado al noroeste de la provincia de Salamanca, englobando así a otras comarcas históricas para dar vida a un nuevo espacio marcado por el curso de sus ríos Duero, Tormes, Huebra, Águeda, Yeltes, Camaces y Uces.

Con el paso del tiempo, los habitantes de medio centenar de municipios englobados en las comarcas de Vitigudino, El Abadengo, La Ramajería, La Ribera y parte del Campo Charro, han reconocido a Las Arribes como un denominador común que los identifica, iniciando un nuevo camino en su historia y en el que el sector turístico cobra cada vez más peso. Su patrimonio natural, arquitectónico, arqueológico, histórico y cultural conforma un recurso turístico sin igual en el conjunto de Castilla y León, a menos de una hora de Salamanca.

Con salida desde la capital salmantina, proponemos una ruta turística circular por Las Arribes que, siguiendo el curso natural del Duero, nos lleva hasta Ledesma y los municipios de Villaseco de los Reyes, Monleras, Sardón de los Frailes y Almendra, cada vez más introducidos en el sector del turismo rural. Trabanca merece una parada en el Parque de Construcciones Tradicionales, como en Almendra su gigantesca presa que alimenta de agua la central hidroeléctrica de Villarino, 15 kilómetros más al Oeste, el Duero y la frontera con Portugal. Pero en este municipio, además de sus vinos requiere especial atención su Teso de San Cristóbal, promontorio con vestigios de civilizaciones anteriores y desde el que se observa el profundo tajo por el que discurre el cauce del Tormes en busca del padre Duero.

A 6 kilómetros de Villarino encontramos Pereña de la Ribera y el Pozo de los Humos, la joya del Parque Natural Arribes, que también pude visitarse por el lado de Masueco, a 2 kilómetros de Aldeadávila y donde esperan paseos fluviales en un Duero encajonado y que puede verse a vista de pájaro desde sus miradores, también en Mieza, donde Unamuno quedó prendado de La Code. En Vilvestre encontramos un Duero más mediterráneo, con paseos fluviales hasta la presa de Saucelle una vez abierta abiertas las fronteras. En este punto se suma ahora sobre el Duero el Mirador del Picón del Moro, o el de Las Janas sobre un Huebra salvaje con su cielo surcado por cientos de buitres.

En Hinojosa de Duero nos esperan sus quesos, el Cachón del Camaces y un nuevo mirador sobre el Duero, también el primer contacto con la vía férrea, nuevo recurso turístico en La Fregeneda a partir del mes de mayo de este 2020, 17 kilómetros de vértigo hasta el muelle de Vega Terrón y sus paseos en barco. Sobradillo nos muestra la Casa del Parque y San Felices de los Gallegos su villa medieval. Bañobárez ofrece su Centro BTT, y en la capital del Abadengo, Lumbrales, espera el castro Vetón de Las Merchanas, anticipo del castro de Yecla de Yeltes, parada obligada antes de adentrarnos más en el valle del Yeltes, recorrer sus orillas en Bogajo, Villavieja y Villares antes de adentrarnos en el Campo Charro para ver al toro bravo en Rollanejo y conocer la intrigante historia de El Cubo de Don Sancho.

Y para finalizar, a la espera siempre se encuentra Vitigudino, cabecera de comarca y centro comercial con todos los servicios, destacando su oferta hostelera, todo un lujo para los sentidos.

  • Peña mágica del Pendón en Villarino de los Aires