Un año más sin la bajada de los pasos

El presidente Julio Pérez Macías explica que este año tenian proyectados tres actos con limitaciones

Julio Pérez Macías, presidente de la Hermandad del Silencio

En el barrio de Pizarrales está asentada la Hermandad del Silencio, cuya sede es la iglesia de Jesús Obrero. Uno de sus rasgos principales es la humildad en palabras de su presidente Julio Pérez Macías. Cuenta con 325 hermanos que tendrán que esperar un año más para poder contemplar con emoción la bajada de los pasos de su Cristo de la Vela, Virgen de la Salud y el paso de la Palabra.

¿Por qué se distingue su cofradía?

Lo principal es que es de barrio. Somos gente humilde, una cofradía pobre.

¿Con qué imágenes cuentan?

Tenemos tres imágenes: el Cristo de la Vela, Nuestra Señora de la Salud y la Palabra, que es una Biblia abierta que llevan los niños.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que estamos haciendo la entrevista?

Porque realmente es el punto más crítico de toda la procesión, la bajada de los pasos. Además, aquí está nuestra sede.

¿Qué harán este año?

Este año tenemos tres cosas proyectadas. Hemos hecho el viacrucis el miércoles antes de Semana Santa en el patio del colegio de Pizarrales, antes llevábamos el Cristo en Procesión, este hemos contado con su presencia, pero sin desfile, con las medidas reglamentarias y aforo limitado. El Sábado Santo, que es nuestra procesión, antes de salir, hacemos una promesa de silencio en la iglesia. Esa oración la hacemos igual a las cinco de la tarde, un poco más ampliada, con una oración a la Virgen. El Domingo de Resurrección hacemos un acto dentro de la iglesia y con el aforo limitado.  


¿Qué cambia respecto a otros años?

Que hay poco movimiento de todo. Lo que nos marca este virus.

¿Qué echan más de menos?

El poder salir a la calle.

¿Con qué obra social cuentan?

Ayudamos a la misma iglesia nuestra y luego solíamos tener ensayos solidarios en los que recogemos alimentos y los damos a una obra social.

¿Cómo invita a vivir la Semana Santa?

Sobre todo, en oración que es lo principal. La Semana Santa hay que vivirla igual, no solo es la procesión.