“Incluso cuando cojamos la Semana Santa con ganas va a haber algún cambio”, Manuel González Rodríguez, presidente

“Pediría oración porque esto se pase y sobre todo por aquellos que lo estén pasando mal porque tengan el virus, tengan algún familiar ingresado, aquellos que hayan pedido a seres queridos y no los hayan podido decir ese adiós que todo el mundo quiere que por motivo de esta pandemia”

Manuel González Rodríguez, presidente de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz. | Jorge Holguera

Una de las labores de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz es su colaboración con el obispado, “con un grupo que se llaman de exequias hacemos las últimas oraciones en el cementerio los lunes, martes, jueves y domingos”, explica su presidente Manuel González Rodríguez desde la antigua iglesia de la Santísima Trinidad del arrabal. Hoy este edificio es de titularidad municipal y sirve de almacén. Esta hermandad cerró el año 2020, con un censo de 680 hermanos.

¿En qué se distingue su cofradía?

Quizá la nuestra se pueda diferenciar por la juventud, siempre ha sido una hermandad de mucha juventud. Somos una hermandad sencilla. De hecho, nuestro estandarte principal es una cruz de madera. Somos una hermandad sencilla y sobre todo con juventud.

¿Con qué imágenes cuentan?

Tenemos al Cristo del Amor y de la Paz que está presidiendo en el altar de la iglesia de la Santísima Trinidad y a María Nuestra Madre, que también está en una hornacina en esa misma iglesia. Luego tenemos al Santísimo Cristo de la Liberación que está en la capilla del cementerio de San Carlos Borromeo.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que estamos haciendo la entrevista?

Nos trae mucho, primero porque es desde donde siempre ha salido hasta que dejó de ser iglesia y se llevó otra vez a su iglesia principal, que es la que antes hubo. Siempre ha sido también nuestro templo, aunque ahora sea un local municipal. Se abre el Jueves Santo para que salgan nuestras imágenes.

¿Qué harán este año?

El viacrucis que hacíamos el día 21 en el convento de las Dueñas, este año lo hemos hecho en nuestra propia parroquia, junto a nuestras imágenes. Hemos hecho tres días con las imágenes montadas para que la gente las pudiera visitar y también asistimos a misa de los oficios, el Jueves Santo por la tarde. No podemos hacer el lavatorio de pies porque no nos lo permite la pandemia. Con un video, que enviamos a nuestros hermanos por nuestras redes, recordamos nuestras salidas del Jueves Santo y el Viernes Santo. Mas cosas no podemos hacer.


¿Qué echan más de menos?

El salir, estar con nuestras imágenes esas cinco o seis horas que estamos en la calle. El poder hacer los actos que hacemos con ellos. Esas oraciones de todos los hermanos cuando van debajo del paso o incluso aquellos que van con el farol. Lo llevan dentro. Es lo que realmente sentimos. Ya tener que ser el tercer año que no salimos, el primero por la lluvia y ahora por la pandemia. Es lo que más se echa en falta. Todos los hermanos creo que llevan el no poder acompañar a sus imágenes ese día.

¿Con qué obra social cuentan?

Durante todo el año colaboramos con nuestra parroquia en alimentos, sobre todo con lácteos. Este año tampoco se han podido hacer dos recogidas de alimentos. A la vez estamos colaborando con el obispado, con un grupo que se llaman de exequias. Hacemos las últimas oraciones en el cementerio los lunes, martes, jueves y domingos.

¿Cómo invita a vivir la Semana Santa?

Cada uno en su casa con las oraciones, que tengan presente a sus imágenes, pidamos que todo esto se acabe realmente, ya no por no sacar a nuestras imágenes a la calle, sino por todo lo que están pasando las familias. Lo que estamos viviendo va a ser una cosa que incluso cuando cojamos la Semana Santa con ganas va a haber algún cambio, creo que no vamos a poder salir como salíamos antes, habrá que guardar alguna normativa. Pediría que pidan a nuestras imágenes que esto se pase y sobre todo por aquellos que lo estén pasando mal porque tengan el virus, tengan algún familiar ingresado, aquellos que hayan pedido a seres queridos y no los hayan podido decir ese adiós que todo el mundo quiere que por motivo de esta pandemia. Pediría oración por esto.