Quieren recuperar la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Promesa

La talla desfiló hasta el año 1974, según Alberto Alén Andrés, Daniel Cañada García y Faustino Iglesias Pérez, miembros de la comisión gestora

Alberto Alén Andrés, Daniel Cañada García y Faustino Iglesias Pérez, miembros de la comisión gestora de la Hermandad Dominicana. | Jorge Holguera

Una de las dos sedes de la Hermandad Dominicana es San Esteban de los dominicos, razón por la cual esta entrevista se lleva a cabo frente a su fachada principal. En estas líneas ofrecen respuesta  a las siguientes preguntas, Alberto Alén Andrés, Daniel Cañada García y Faustino Iglesias Pérez, miembros de la comisión gestora Hermandad Dominicana del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Nuestro Padre Jesús de la Pasión, Nuestra Señora de los Dolores y Nuestra Señora de la Esperanza.

¿Por qué se distingue su cofradía?

La variedad que tiene, la diversidad. Esa inspiración, siguiendo la estética del sur, pero a su vez manteniendo la esencia de la tierra. Además, tiene cuatro secciones, su vinculación con los dominicos, y el hecho de tener dos sedes, en los dominicos y en la catedral.

¿Con qué imágenes cuentan?

Son cuatro titulares: El Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Nuestro Padre Jesús de la Pasión, Nuestra Señora de los Dolores y Nuestra Señora de la Esperanza. Ahora se está intentando recuperar la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Promesa, que hace años desfilaba en una especie de filial de la hermandad. Estuvo desfilando hasta el año 1974.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que estamos haciendo la entrevista (convento de San Esteban)?

Es una de nuestras dos sedes, donde están tres de las cuatro imágenes titulares. La hermandad toma el nombre de su vinculación con los dominicos, esta iglesia ha estado ligada la hermandad desde el primer momento. El desfile sale de aquí.

¿Qué harán este año?

Intentamos organizar algunos actos, dentro de las iglesias, que es lo que permite la normativa, que suplan de alguna manera, tanto las actividades que tenemos en cuaresma como la procesión del Viernes Santo.


¿Qué cambiara respecto a otro año?

Lo más gordo, que no se va a poder celebrar sería la procesión. Además, otros actos que van cogiendo peso en la hermandad como es el vía crucis que hacemos con el Pasión este año tampoco se han podido, o por ejemplo, el miércoles de ceniza, que siempre hacíamos en el claustro una procesión con el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y tampoco lo hemos podido realizar. Este año la clave es que todas las hermandades tengamos la creatividad de pensar cómo podemos cambiar los actos para que se adapten a las circunstancias, poderlos hacer dentro de la iglesia siguiendo la normativa.

¿Qué echarán más de menos?

Sin duda, lo que mueve a estar aquí es el venir a desfilar el Viernes Santo, sacar las imágenes a la calle y procesionar. Reencontrarse con la gente.

¿Con qué obra social cuentan?

Desde hace unos años ayudamos a Proyecto Hombre. Una parte del dinero de la caridad va destinado a ellos. Hacemos una chocolatada solidaria en diciembre cuyo dinero va destinado a ellos. Este año no se ha podido hacer, pero es el proyecto más constante. También hemos realizado colaboraciones puntuales con otras instituciones.

¿Cómo invitan a vivir esta Semana Santa?

Esta Semana Santa, cada uno desde su casa, desde su devoción particular, es lo más sensato. El que se pueda acercar que se acerque tomando precauciones. La Semana Santa va a seguir teniendo lugar, aunque no haya procesiones. Se harán actos que intentes suplir los desfiles. Está en los hermanos que puedan vivir la Semana Santa con intensidad.